Cada año, hasta el mes de octubre, el Parque Natural Uramba en Bahía Málaga se convierte en la sala cuna más grande del mundo al albergar una gran cantidad de ballenas yubartas o jorobadas que vienen a tener sus crías en las cálidas aguas del Pacífico colombiano.

Ellas viajan en manada más de 8.000 kilómetros desde la Antártida hasta el Pacífico donde llevan a cabo su proceso de reproducción y apareamiento, aprovechando la temperatura del agua, para poder tener sus ballenatos.

El protocolo estipula que el avistamiento de las ballenas jorobadas debe durar entre 15 y 30 minutos como máximo. La motonave debe acercarse lentamente, de forma paralela y ligeramente por detrás de animal. Entre las precauciones que entrega la CVC, se hace énfasis en que durante el avistamiento sólo deben permanecer hasta cinco embarcaciones por grupo de ballenas, conservando la distancia mínima entre la lancha y la yubarta de 200 metros.

La prioridad de las autoridades marítimas y ambientales es la protección de las ballenas y velar porque puedan alimentar y enseñar tranquilamente los hábitos de su especie a sus crías. Siguiendo estas normas ya más de 3.000 personas han podido disfrutar de este hermoso espectáculo natural desde que arrancó esta temporada de avistamiento en julio.

“Para contemplar sus saltos y acrobacias, es necesario aproximarse máximo a 200 metros de distancia, siempre ligeramente por detrás de la dirección en la que nadan, sin perturbarlas ni perseguirlas, sobre todo si van en compañía de sus crías”, señala Edward Sevilla, biólogo de la Dirección Ambiental Regional Pacífico Oeste de la CVC.

¿Qué son las yubartas o jorobadas?

Las yubartas o jorobadas son cetáceos que miden entre 12 y 16 metros y llegan a pesar aproximadamente 36 mil kilogramos. Son animales acrobáticos capaces de impulsarse sobre la superficie y golpear el agua.

Otra de sus caracteristicas es su canto. Los machos producen un canto que tiene una duración aproximada de entre 15 y 20 minutos, el cual repiten por varias horas y que tendría que ver con el proceso de apareamiento.

Estos cetáceos son muy fáciles de identificar por la forma de su cuerpo. Ya que con de una contextura robusta y sus aletas pectorales son largas y las hembras son más grandes que los machos.

Las velocidades de desplazamiento de las yubartas son de entre 8 y 15 kilómetros por hora.