Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

De 298.000 empleos que se dejaron de generar en enero de este año, el agro y sus actividades derivadas fueron responsables de casi la mitad. El sector generó 140.000 puestos de trabajo menos que en enero de 2018, según el más reciente informe de Mercado Laboral del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

¿Qué pasó? Fueron varias las causas. La primera, es que por cuenta de las lluvias de fin de año, varios productores, especialmente los de hortalizas, decidieron adelantar sus cosechas. Ese cambio en la planeación de los cultivos generó que la mano de obra que, generalmente, se utiliza en enero, se concentrara en noviembre y diciembre.

Pero esa no es la única razón. También está el estancamiento de cosechas vitales para el sector como la del café fue responsable de que el agro fuera el principal jalonador del desempleo, a tal punto, de haber terminado enero con la tasa más alta (12,8%) en los últimos siete años.

A esas dos causas se sumó un tercer factor: El Niño. Si bien las autoridades nacionales, hicieron sus tan pertinentes advertencias respecto al impacto que podría tener este año el fenómeno climático, lo cierto es que su efecto fue menor de lo esperado. Esto, sin querer decir que las alertas fueron exageradas o que no hubo afectaciones. Al contrario, tal vez fue la preparación misma de los productores la que dejó menos resentimiento.

Lo cierto es que si, además, nos fijamos en las cifras que dejó el último trimestre móvil (de noviembre de 2018 a enero de 2019), que es como generalmente se analiza el desempleo, hubo una reducción de 160.000 personas empleadas, frente a los tres meses anteriores (de octubre de 2018 a diciembre de 2019).

Esos 3,7 millones de empleos logrados pueden volver a ser 3,8 millones o 3,9 millones como sucedió desde agosto hasta diciembre del año pasado, pues el agro, como fuente histórica del ocupación, no puede ser jalonador del desempleo.