La forma cómo nos vinculamos con los animales es un asunto de vigente preocupación, considerando que existe una necesidad creciente de proteína de origen animal para garantizar la seguridad alimentaria del país.

Bienestar Animal hace referencia a la situación de un individuo con respecto a sus intentos por sobrevivir en las condiciones de su entorno. Al analizar en Colombia las empresas de producción animal (fincas, granjas, ranchos, hatos…) surgen claras necesidades relacionadas con las instalaciones, ambiente y manejo.

Los anteriores aspectos influyen directamente en el comportamiento y estatus mental de los animales, con impacto en los resultados productivos.

El 17 y 18 de mayo de 2018 se realizó en la Universidad CES de Medellín, el III Simposio Internacional de Bienestar Animal. Dicho encuentro académico, como es tradición, contó con el acompañamiento de dos asociaciones colombianas del sector muy influyentes en la generación de políticas públicas: la Asociación Nacional de Porcicultores (PorkColombia) y la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi).

El evento contó con ponentes nacionales e internacionales. De Brasil llegaron como conferencistas tres asesores de diferentes empresas del sector pecuario, ellos son: Leonardo Thielo (sacrificio religioso y probióticos), Livia Magalhaes (comportamiento animal, diseño de instalaciones) y Luis Mazzon (certificación del Bienestar Animal para Latinoamérica).

Uruguay estuvo representado por Marcia del Campo, gran experta en calidad de carnes asociada a factores de manejo antemortem. Tamara Tadich, quien vino de Chile, gracias a su experticia en bienestar equino, ayudó a fijar un horizonte en tendencias del manejo del caballo.

Un tema controversial y que sin duda alguna fue una novedad, es el bienestar en aves de postura, y como ponente participó Bernanrdo Kojic de Argentina. Elissa Laine de Estados Unidos, representante de Humane Society International, mostró la línea de trabajo de la ONG a quien ella representa.

Daniel Mota, prestigioso investigador mejicano, presentó parte de sus trabajos relacionadas con las prácticas dolorosas (descorne, castración si anestesia, descreste, descole, despique, entre otros) y su impacto productivo. Además, los asistentes conocieron las investigaciones realizadas por la Universidad CES.

El III Simposio Internacional de Bienestar Animal en Medellín fijó, con experiencias concretas, un plan de mejoramiento de los indicadores objetivos en ese tema, tomando como ejemplo a países referentes.

La situación del bienestar animal en Colombia es una tarea de necesaria intervención y la academia debe servir de centro de pensamiento para su evolución positiva, en un tiempo moderado.