Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El uso de excrementos de peces para la fertilización de plantas ha existido por milenios. No obstante, en la actualidad cobra relevancia por sus múltiples beneficios en la producción de comida tanto para uso particular como industrial.

Claudia Vinasco, Directora de Sostenibilidad de Contactar Microfinanciera indicó que esta técnica denominada acuaponía, no es más que un sistema sostenible que puede combinar las características de la acuicultura tradicional junto con las del cultivo hidropónico moderno; en una relación en la que los desechos producidos por algún organismo acuático, generalmente peces o crustáceos, son convertidos por medio de la acción de bacterias, en nutrientes necesarios para el crecimiento de las plantas.

A propósito de su implementación en las fincas, Vinasco anotó que “este método genera ahorros por su doble propósito. El primero, al servir para el mantenimiento de los peces y suministrar nutrientes a los cultivos. El segundo, por su ventaja en términos de espacio-tiempo que les significa tener dos producciones diferentes, en un tipo de relación simbiótica”.

La estructura de un sistema acuapónico consta de dos partes principales. El tanque para los animales acuáticos y la jardinera donde se cultivan los vegetales. En este sentido, para su construcción podrá usarse un bidón plástico a la mitad que formará un sistema de tubería cuadrada.

Deberá haber una bomba sumergible pequeña que bombee el agua del tanque hasta el área de las plantas. La sección de tubería podrá ser enterrada a pocos centímetros de la superficie para realizar un efecto de goteo, que se complementará con una tubería de retorno y de aireación ( puesta de forma horizontal a unos 15-20 cm sobre la superficie del agua) las cuales reconducirán el agua del área de plantado al tanque de animales acuáticos, con orificios orientados hacia abajo que producirán burbujas.

Respecto a la jardinería, se requiere una estructura de soporte y una jardinera que deberá tener una superficie igual a la del tanque. También se empleará un material de relleno, que irá en el fondo en aras de sentar las bacterias y hongos simbióticos de las plantas. Se aconseja la luz directa del sol o suplir el sistema con iluminación artificial.

Marío Alberto Viña Pico, Ingeniero Agrónomo, MSc de la Universidad de Córdoba también se refirió a los atributos de la acuaponía resaltando que es una alternativa viable y ecológica con el medio ambiente, para uso en los hogares rurales y urbanos con cultivos de traspatio, que permite garantizar la seguridad alimentaria y a su vez, contribuyen con el ingreso económico familiar.

Este sistema de producción integral permite implementarse en diferentes lugares de acuerdo con los espacios o condiciones del entorno, al tiempo que promueve su desarrollo social, económico y ambiental, especialmente en los lugares afectados por la contaminación y escasez de alimentos nutritivos y saludables.

Prácticamente, cualquier planta se puede adaptar a éste tipo de sistemas, sin embargo, las que mejor responden son los vegetales de hojas verdes, pues con ellas se obtienen más plantas por metro cuadrado cultivado y más cosechas por año. Respecto a los organismos acuáticos, son más favorables aquellos que toleran altas densidades, aprovechando el espacio, así como también defensas a enfermedades comunes en cultivo.

Además de ello, debe tratarse de organismos que presenten un buen crecimiento y buena reacción a los compuestos nitrogenados. Entre ellos, la tilapia, el bagre de canal, la langosta de agua dulce, la mojarra, entre otros. Cabe resaltar que la única vía para lograr un cultivo acuaponico exitoso es manteniendo un equilibrio entre la cantidad de peces, plantas y el tamaño del biofiltro donde se desarrollan las bacterias

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.