Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

En las explotaciones ganaderas se presentan diferentes variables que los propietarios deben identificar, priorizar y controlar para evitar pérdidas económicas. Una de ellas es la falta de apetito, el cual puede abrirse nuevamente con el uso de ciertos estimulantes. 

“La pérdida de apetito en bovinos es una manifestación clínica asociada a diferentes desórdenes o enfermedades que incluyen afecciones infecciosas por algún virus o bacteria; nutricionales por mala calidad de las dietas; inflamatorias propias del tracto gastrointestinal; traumáticas, lesiones en el tracto digestivo, o puede darse a causa de un proceso febril”, indicó Juan David Córdoba Parra, docente del programa de Medicina Veterinaria de la Universidad de La Salle.

Teniendo en cuenta que, las razones que pueden hacer que el animal deje de comer son muchas, Wilson Mora Muñoz, Médico Veterinario Zootecnista de Laboratorios Edo, recomendó, “el principal estímulo para el apetito de un bovino es un forraje verde, fresco y de buena calidad, se recomienda a quienes desean iniciar una empresa ganadera, tener claridad en el esquema de alimentación, el cual por naturaleza de la especie herbívora involucrada debe incluir una base forrajera excelente”.

Otra forma de estimular el apetito es desarrollando programas de desparasitación y utilizando multivitamínicos para disminuir las deficiencias que tienen las pasturas.

El consumo de alimento también se puede promover utilizando productos que aporten energía y le den palatabilidad a los pastos, tales como la melaza, pero se debe manejar con cuidado. “Los estimulantes aportan vitaminas y tienen la función de entregar energía en la dieta de cada uno de los animales de acuerdo con su edad, estado productivo y reproductivo”, dijo Córdoba. 

Tips para favorecer  el consumo de alimentos 

Proveer alimentos de buena calidad que aporten y suplan los requerimientos nutricionales y que satisfagan las demandas de la producción sin afectar la salud.

Establecer un plan sanitario estratégico de desparasitación en períodos de tiempo determinados de acuerdo con las condiciones epidemiológicas del hato y de la zona.

Suministrar en la dieta del animal pasturas de excelente calidad, y además aplicar melaza a pastos secos para así llamar la atención del ganado y lo reciba mejor.

Incluir algunas dietas nuevas poco a poco y prestando especial cuidado al periodo de transición de las mismas, mientras los animales aceptan el cambio en su alimentación. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.