Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El café es un cultivo perenne que requiere de renovaciones para mantener altos niveles de producción. La duración del ciclo productivo de los cafetales está relacionada con las condiciones de suelo, clima, topografía, variedad y manejo del cultivo. 

En algunas zonas del país ya estamos empezando a renovar los sistemas de producción de café, aprovechando que terminó la cosecha principal, que estamos en época seca para hacerlo por el sistema de zoca y por siembra gracias al inicio de las lluvias, en los próximos meses.

Independientemente del sistema de renovación debemos tener mucho cuidado con la broca. ¿Sabía que Cenicafé encontró que la práctica de renovación de cafetales genera una altísima dispersión de broca, cuando no se hace la cosecha sanitaria, pues pueden quedar en el suelo entre 7 millones y 9 millones de brocas en los frutos remanentes en las ramas?.

Lo peor es que estas brocas buscarán refugio y comida para sobrevivir y esto lo encuentran en los lotes de café en producción. ¿Entonces qué debemos hacer para manejar la broca en la renovación de los cafetales? 

Primero hay que tener en cuenta los factores que no dependen de nosotros, como el clima. Este lo podemos consultar en la página (agroclima.cenicafe.org), Boletín Agrometeorológico Cafetero 23, en donde encontramos lo siguiente: 

“De acuerdo con el Instituto de Investigación Internacional para el Clima y la Sociedad, se prevé que para el trimestre (julio - septiembre) se continúe una condición Enos-Neutral, con una probabilidad de 55%. 

Algunos modelos de predicción climática nacionales como los del Ideam y los presentados por centros internacionales como el Noaa e IRI sugieren una reducción generalizada de la precipitación, en la mayor parte del país durante julio. No obstante, hay probabilidad de lluvias ligeramente por encima de lo normal, en el centro del Caribe, zonas del Piedemonte Llanero y sectores de la región Andina; correspondientes al centro - sur de Antioquia, el Eje Cafetero y el Macizo Colombiano”. 

El clima es determinante ya que la broca se ve favorecida por períodos prolongados de déficit hídrico. Por esta razón, debemos tener en cuenta qué hacer y qué no, durante la renovación de cafetales en el manejo integrado de la broca.

Zoquear en el momento oportuno 

En las zonas donde la cosecha principal sea en el primer semestre, la renovación no debe pasar de septiembre, y en las zonas donde sea en el segundo semestre, esta labor debe hacerse por tardar en febrero. 

Cosecha sanitaria 

Por ningún motivo deje de hacer esta labor, que consiste en recolectar o raspar todos los frutos que estén en el lote a renovar, antes de realizar el desrame. Cenicafé recomienda utilizar guantes de carnaza, pues así se puede retirar cerca de 92% de los frutos del lote para que la labor sea más eficiente, puesto que ahorra casi 50% de la mano de obra.

¿Qué hacer con el café recolectado? 

Si no es tratado puede contribuir al escape y retorno de brocas adultas al lote. La solarización consiste en secar y/o exponer a altas temperaturas el café recolectado en silos mecánicos o marquesinas al sol, con el fin de reducir las poblaciones de broca que están dentro de los frutos. Además, este café se puede comercializar como de menor calidad, dando ingresos por su venta.

Surcos trampa 

Estos se deben dejar alrededor y en la parte central del lote a renovar. No se le debe practicar la cosecha sanitaria. La finalidad de estos surcos es que las brocas que quedaron en el lote busquen refugio en sus frutos, los cuales deben ser recolectados cada 15 días durante dos meses y medio. El café recolectado debe someterse al proceso de solarización.

Tampoco podemos dejar de lado las cosas que no se deben hacer como: 

Apilar y quemar ramas del café dentro del cafetal 

Se puede afectar la fertilidad natural del suelo por la destrucción de microorganismos benéficos. Además, las brocas están dentro de los frutos, los cuales muy probablemente van a quedar esparcidos en el lote, por lo que las quemas no son efectivas para el control de la broca. 

Aplicar insecticidas químicos al suelo 

Los insecticidas de contacto que existen en el mercado para el control de broca, solo actúan sobre los adultos en el momento que salen a volar, y su efecto residual no supera los siete días. Una aspersión al suelo de estos productos no será eficaz para reducir las poblaciones de broca. Recordemos que esta se encripta. Es decir, se esconde dentro de los frutos y el insecticida no alcanza a llegar hasta allí. 

El manejo integrado de la broca depende de varias actividades, pero a la renovación de cafetales, la práctica que más brocas dispersa, debemos ponerle mucha atención y seguir estos consejos que nos servirán mucho para su manejo, que es agronomía y más productividad para una mejor rentabilidad de nuestro cultivo. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.