Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Luz verde tuvo el proyecto de ley que declara como raza colombiana y patrimonio genético de la Nación al caballo de Paso Fino Colombiano tras la aprobación del Congreso de la República en la segunda semana de junio. 

La iniciativa surtió su última etapa de discusión en el legislativo, superando la conciliación en Cámara de Representantes y Senado. Luego del trámite que cumpla en Presidencia, será llevada a la FAO para que se incluya al Caballo de Paso Fino Colombiano en la clasificación internacional de razas.

De acuerdo con Ángela Ochoa, experta y juez de caballos, “este es un esfuerzo de todo el sector de caballistas y busca mejorar las inversiones para la conservación y protección de la raza”. 

Al aprobarse esta Ley por iniciativa del Congreso de la República, se protege y preserva la raza Caballo de Paso Fino Colombiano, frente al propósito de otros países de imponer una categoría autóctona de América, que de acuerdo con las autoridades no es posible definir. El director ejecutivo de Fedequinas, Cristian Stapper, destacó que la ley es un reconocimiento a las familias colombianas que han encontrado una actividad económica en la crianza de estos ejemplares. 

Según el Ministerio de Agricultura, el sector equino es un gran dinamizador de la economía colombiana, que genera miles de empleos, ocupando a montadores, palafreneros, veterinarios, empleados de pesebrera y de criaderos; así mismo, proporciona actividades indirectas para marroquineros, elaboradores de alimentos, transportadores, fabricantes de medicamentos, ayudantes y criadores.

Además, con la legislación que está por firmar el presidente Juan Manuel Santos se cumple con el deber y la obligación que tiene el Estado de proteger y preservar las especies que le son propias, de acuerdo a lo establecido por la convención de las Naciones Unidas sobre diversidad biológica. 

Entre las principales características que destacan las asociaciones y expertos se encuentra que es una raza de caballos que tiene la particularidad de caminar en cuatro tiempos laterales, manteniendo una armonía y ritmo adquirido en el entrenamiento debido a que se realizan en espacios estrechos en el que el ejemplar debe caminar con cuidado. “El caballo colombiano no es único que camina en cuatro tiempos. Los ejemplares peruanos también lo hacen al igual que el puertorriqueño. Lo que diferencia al caballo colombiano es la velocidad”, explicó Ochoa.

También responde a una característica genética ya que es descendiente de la raza berberisco, que resultó de la mezcla de los caballos árabes que llegaron a España y se cruzaron con especies locales. Justamente, un factor de identidad también marca este proyecto de ley para que, al igual que ocurre con otras especies de equinos como el Andaluz, el Paso Fino Colombiano - sin importar que no haya nacido en el país- sea una raza reconocida a nivel mundial. 

Se prepara nuevo estudio genético

Una vez sancionada la ley, uno de los pasos a seguir por cuenta de los técnicos equinos es la realización de un estudio de caracterización racial en el que se defina cada característica propia de la raza por parte de un equipo de la Universidad Sergio Arboleda, y posiblemente con el apoyo de Fedequinas. Este estudio servirá de insumo para el plan de cadena productiva del Gobierno. 

Las opiniones

Ángela Ochoa
Jueza y experta en equinos

“Esta es una de las razas más representativas del país y es un reconocimiento a la labor de las familias de caballistas que han buscado mejorar”

Cristian Stapper
Director ejecutivo de Fedequinas

“Este proyecto es sumamente importante para los caballistas y las familias que ven en este sector una fuente de empleo y de ingresos”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.