Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Los propietarios y amantes de los equinos cuentan en el mercado con una opción de pesebrera novedosa, que brinda mayor comodidad y bienestar a sus ejemplares: portátil y ecológica. Sistema que reduce costos y se utiliza en países como Estados Unidos, México, Alemania y Francia, entre otros.

Según Javier Alexander Forero Pinilla, propietario de una  empresa del ramo, la construcción de una pesebrera tiene muchas variables como ubicación geográfica del terreno, clima, presupuesto, materiales seleccionados y requerimientos del cliente. En Colombia, la madera plástica se abre mercado paso a paso y mantiene una carrera cuerpo a cuerpo con la construcción de la pesebrera en ladrillo o en madera tradicional. 

Ahora, las pesebreras, corrales y cercas se construyen con maderas plásticas que son tablas elaboradas con material industrial recuperado como polipropileno y polietileno; principalmente de las tapas plásticas de los refrescos y gaseosas que son fundidas. 

 La madera plástica tiene muchas ventajas porque es un material resistente, de alto impacto, antiflama, no se oxida, no se corroe y no se pudre. Además, si el ejemplar tira una patada fuerte, la tabla plástica tiene punto de flexión que amortigua el golpe y evita posibles lesiones, aseguró Forero Pinilla. 

El material es ecológico y amigo del medio ambiente, pues se evita la tala y deforestación en busca de la madera tradicional. Las tablas de madera plástica pueden salir con el color solicitado y se les puede realizar fácil mantenimiento.

Una de las grandes ventajas que tiene este tipo de pesebreras, con respecto a las de ladrillo y cemento, es que se pueden trasladar e instalar fácilmente de un lugar a otro. La pesebrera es el lugar de descanso del ejemplar y debe contar con implementos adicionales como bebedero de agua y comedero para su alimentación.

Para mayor comodidad del equino, se ofrece una pesebrera con piso gimnasio, elaborado en caucho de llanta de dos centímetros de grosor, que amortigua la pisada del animal y evita el estrés que le produce el piso en concreto. Este piso tiene ranuras que permiten que circule la orina del ejemplar y se presta para mayor facilidad del aseo.

El tamaño de la pesebrera se hace de acuerdo con la solicitud del cliente, pero los expertos recomiendan para caballo criollo de paso fino una de 3 X 3 metros, para el andaluz una de 3,5 X 3,5 metros y para percherones de 4 X 4 metros. 

La sugerencia de Forero Pinilla, es que la pesebrera se instale en un terreno plano para evitar encharcamientos, al lugar se le pone un piso plástico de 8 centímetros de altura, luego va el piso de caucho gimnasio y posteriormente los módulos con el respectivo techo en teja. 

El valor de una pesebrera varía de acuerdo con la medida, lugar de instalación y requerimientos del cliente. Una en madera plástica, de 3 x 3, con piso gimnasio, techo en teja e instalada en la sabana de Bogotá cuesta alrededor de los $6 millones.

Un producto que se puede exportar

Un promedio de $6 millones es el valor de una pesebrera elaborada en madera plástica. La meta es seguir abriendo mercado internacional, ya se han realizado ventas en Guatemala, Venezuela y Ecuador. Las pesebreras son elaboradas con material industrial reciclado. Para ello, se utilizan las tapas de las gaseosas y de los refrescos. Son ecológicas y su gran ventaja es que se pueden trasladar con facilidad de un lugar a otro.

La opinión

Javier Alexander Forero
Propietario de empresa de pesebreras

“Si el ejemplar tira una patada fuerte, la tabla plástica tiene punto de flexión que amortigua el golpe y evita posibles lesiones”. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.