Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Estudios realizados por Cenicafé muestran que un solo fruto con broca en el suelo permite que se infesten hasta 590 en el árbol durante un año de clima neutro; pero cuando se presenta el evento climático conocido como El Niño, ese mismo fruto brocado puede infestar 959 frutos.

En gran parte del país se acerca el momento de renovar los sistemas de producción de café y teniendo en cuenta el pronóstico del clima para los próximos meses, es absolutamente necesario realizar el maneo de broca en la renovación, con el fin de mantener los árboles jóvenes y productivos y evitar ataques futuros de broca que puedan afectar la calidad del grano y la rentabilidad del negocio cafetero.

El boletín agrometeorológico cafetero número 39 correspondiente al mes de noviembre de 2018, nos muestra que durante la última semana del mes de octubre el océano Pacífico tropical continuó registrando una tendencia al calentamiento de sus aguas, entre 1,0°C y 1,5°C, valores superiores a los definidos bajo condiciones normales. Los vientos Alisios se están debilitado a lo largo de esta cuenca y se presenta acoplamiento entre el Océano (cálido) y la atmósfera (vientos Alisios débiles) como elemento precursor del desarrollo de un evento El Niño.

Los pronósticos favorecen el inminente desarrollo de El Niño (86%-88%), muy probablemente de intensidad débil a moderada, durante noviembre-diciembre de 2018 y hasta el trimestre enero-febrero-marzo de 2019.

Teniendo en cuenta esta valiosa información, la recomendación es a implementar el manejo integrado de broca enfocado en la renovación de los cafetales de acuerdo a las brocartas de Cenicafé número 38 “¿cómo se dispersa la broca a partir de cafetales zoqueados infestado?” y número 48 “aciertos y desaciertos en las prácticas de renovación de cafetales infestados por broca”. Al implementar estas recomendaciones podemos evitar ataques frutos de broca que afecten nuestros ingresos económicos.

Por esta razón tenga muy en cuanta realizar las siguientes actividades:

Eliminar el cafetal una vez finalice la cosecha principal: la razón para realizar la eliminación del cafetal tan pronto como termine la cosecha principal, radica en que cualquier cantidad de adultos de broca que se disperse durante este tiempo, afectará los frutos de mitaca que se están formando, de tal manera que no se afectarían los frutos de las cosechas principales. Es preferible que la broca que escapa afecte la mitaca y no la cosecha principal, mejor dicho, debemos cortar el ciclo de la broca.

Cosecha Sanitaria: esta labor consiste en recolectar o raspar todos los frutos que estén en el lote a renovar antes de realizar el desrame. Se recomienda utilizar guantes de carnaza pues así se puede retirar cerca de 92% de los frutos del lote y que la labor sea más eficiente, puesto que genera un ahorro en mano de obra cercano a 50%. Además, usted puede utilizar las lonas para la recolección del café colocándolas en el suelo, con los guates se raspa el café el cual cae sobre las lonas y así se evita que queden granos en el suelo que puedan dar albergue a este insecto.

El café recolectado se debe tratar, si no lo hacemos esto puede contribuir al escape y retorno de brocas adultas al lote. La solarización consiste en secar y/o exponer a altas temperaturas el café recolectado en silos mecánicos o marquesinas al sol, con el fin de reducir las poblaciones de broca que están dentro de los frutos. Además, este café se puede comercializar como café de menor calidad y así obtener ingresos por su venta.

Surcos trampa: estos se deben dejar alrededor y en la parte central del lote a renovar. No se le debe practicar la cosecha sanitaria. La finalidad de estos surcos es que las brocas que quedaron en el lote busquen refugio en sus frutos, los cuales deben ser recolectados cada 15 días durante dos meses y medio. El café recolectado debe someterse al proceso de solariazación.

Ahora, así como Cenicafé recomienda hacer estas prácticas para el maneo de broca en la renovación de cafetales, también recomendada evitar algunas prácticas innecesarias, costosas o perjudiciales como:

Apilar y quemar ramas del café dentro del cafetal: se puede afectar la fertilidad natural del suelo por la destrucción de microorganismos benéficos. Además, las brocas están dentro de los frutos, los cuales muy probablemente van a quedar esparcidos en el lote, razón por la cual las quemas no son efectivas para el control de la broca. Por donde se analice esta labor genera efectos más negativos que positivos.

Aplicar insecticidas químicos al suelo: los insecticidas de contacto que existen en el mercado para el control de broca solo actúan sobre los adultos en el momento en que salgan a volar, y su efecto residual no supera los siete días, una aspersión al suelo de estos productos no será eficaz para reducir las poblaciones de broca. Recordemos que la broca se encripta, lo que quiere decir que se esconde dentro de los frutos y el insecticida no alcanza a llegar hasta allí perdiendo dinero y aplicando un insecticida que nos va a hacer más daños que bienestar.

Contamos con la información del pronóstico del clima, con las recomendaciones para el manejo de broca en renovación de cafetales y las prácticas que no debemos hacer, por esta razón la recomendación es a implementar “más agronomía, más productividad” lema que se refiere a que ustedes implementen las prácticas que les recomendamos nosotros los extensionistas con base en el resultado de la investigación de Cenicafé. El clima es un factor sobre el cual no tenemos control, pero conociendo su pronóstico podemos implementar acciones para reducir el riesgo la calidad nuestro café y nuestros ingresos económicos al interior de nuestros cultivos de café.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.