El Departamento Nacional de Planeación (DNP) y el Ministerio de Ambiente informó que el Consejo Nacional de Política Pública y Social (Conpes) aprobó la política de crecimiento verde con la que se busca tener una fuente de desarrollo sostenible, crecimiento económico e inclusión social en el país, la cual plantea inversiones cercanas a los $2,3 billones de recursos del Presupuesto General de la Nación y de cooperación internacional.

“La política es el resultado la visión planteada en el Plan Nacional de Desarrollo 2014 – 2018, dónde resaltamos que lo importante no es sólo crecer, sino crecer con calidad, esto implica proteger los recursos naturales del país, adaptándonos al cambio climático, siendo más eficientes y generando nuevas oportunidades económicas. Colombia es un líder en materia de crecimiento verde en la región, y esta política ratifica dicho liderazgo”, manifestó Luis Fernando Mejía, director del DNP.

De acuerdo con el funcionario, esta política pública acoge las recomendaciones de la Misión de Expertos en Crecimiento Verde, en donde se reconoce que Colombia posee una ventaja frente a otros países en cuanto a su oferta de capital natural para la producción de bienes y servicios ambientales con más de 62.829 especies registradas, 24,8 millones de hectáreas con aptitud forestal y un potencial eólico de 29.500 Megavatios.

Por su parte, el Ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, explicó que con esta aprobación se avanza hacia la armonización del desarrollo y crecimiento económico con la protección de los recursos naturales del país, en el marco de las oportunidades y los retos de la paz.

“El aporte del sector ambiente ha sido fundamental para el Crecimiento Verde y hoy más que nunca es muy importante que la sociedad civil, el sector empresarial y la comunidad internacional, nos ayuden a continuar estos esfuerzos”, indicó Murillo.

En ese sentido, el director de Planeación indicó que el crecimiento sostenible llevará al país a demandar mayores recursos como el agua, el suelo, la energía y podrá generar mayores impactos ambientales, en degradación de suelos, aire y ecosistemas.

“La política que tiene un carácter intersectorial, propone 155 acciones a ser implementadas en un horizonte de 13 años (2018- 2030), por 28 entidades, incluyendo ocho ministerios. Además, aborda cinco ejes estructurales para la búsqueda de nuevas oportunidades económicas a partir del uso sostenible y eficiente del capital natural y la energía en los sectores productivos, el capital empresarial y humano, las capacidades en ciencia, tecnología e innovación y un marco de gobernanza para el crecimiento verde, orientando inversiones cercanas a los $2,3 billones”, explicó Mejía.

Finalmente, el DNP explicó que la aprobación de esta política está alineada con tres compromisos adquiridos internacionalmente con la Declaración de Crecimiento Verde de la Ocde, la declaración ministerial por el Crecimiento Verde de Alianza del Pacífico y la agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (2015).