Comentarios Jonathan Vásquez

El riesgo agroclimático y el desafío para cuantificarlo

15 de septiembre de 2021
MÁS COLUMNAS DE ESTE AUTOR
Se requiere de información climatológica, catastral y agrológica levantada en campo que muchas veces no existe o es escasa

El riesgo agroclimático es definido por la interacción entre la vulnerabilidad, el peligro y la exposición dentro de un sistema agrícola. La vulnerabilidad es el único componente sobre el cual se puede actuar para reducir el riesgo en el sistema, puesto que el peligro hace referencia a la tendencia del aumento o disminución de la temperatura y la precipitación, y la exposición se refiere a aquellos cultivos establecidos en lugares tales que podrían verse afectados negativamente.

Es así como se puede afirmar que la exposición y el peligro responden únicamente a acciones de escala global (externas al sistema), mientras que la vulnerabilidad sí se puede atacar a escala regional y local (dentro del sistema). La vulnerabilidad es directamente proporcional a su sensibilidad socioeconómica y sensibilidad ecológica, e indirectamente proporcional frente a la capacidad de adaptación al cambio climático del sistema.

Lo dicho hasta ahora hace parte de la caja de herramientas conceptuales de la gestión del riesgo para el sector agropecuario, y que muchos de ustedes quizás ya la han escuchado o leído, pero pocos la han visto en acción en sus territorios. El tema de riesgo agroclimático es en sí un tema complejo de tratar por la poca experiencia práctica que tenemos en esta área y por la falta del sentido de aventura que nos permita dejar la zona confort que tiene el análisis territorial a escala pequeña para pasar a la zona de los grandes desafíos que traería el conocimiento del territorio a escala grande.

Para la cuantificación del riesgo agroclimático se requiere, entre otras, de información climatológica, catastral y agrológica levantada en campo que muchas veces no existe o es escasa en cantidad y calidad. Aprovecho con esto para hacerle un llamado al Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) y al Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM) para que redoblen sus esfuerzos en favor de la depuración de sus bases de información y la gestión de los recursos económicos necesarios para detallar el territorio a escala grande y “frecuente” en el tiempo.

Los estudios de riesgo agroclimático son urgentes para la toma de decisiones relativas a las inversiones en medidas de adaptación al cambio climático de las unidades productivas dentro de los sistemas agrícolas. Estos estudios no dan espera y, debido a la ausencia de información para llevarlos a cabo, tendremos que sacar todo nuestro ingenio y creatividad para obtenerlos con lo que actualmente tenemos a la mano.

Entre tanto, una responsabilidad que tienen los centros de investigación, universidades, autoridades ambientales del país y demás agencias y unidades del Estado es el de desarrollar metodologías para cuantificar el riesgo agroclimático a nivel local en un escenario de escasa información; para esto serán requeridas las competencias y habilidades de los profesionales de ingeniería agrícola, agronómica, ambiental, catastral, geográfica y topográfica.

Destaco la labor de Agrosavia y de su Centro de Investigación Caribia que han dado pasos hacia la formulación y ejecución de proyectos locales y regionales que permitan el diseño de medidas de adaptación al cambio climático.

Beneficios LR Más

CONOZCA LOS BENEFICIOS EXCLUSIVOS PARA PARA NUESTROS SUSCRIPTORES
SUSCRIBIRSE

Más de opinión