Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La feria de cafés especiales de la Scaa que se celebró en días pasados en Atlanta Estados Unidos, es una gran oportunidad para compartir y conocer el mundo cafetero, literalmente hablando, pues reúne a todos los que conforman la cadena de comercialización del café, desde productores, comercializadores, tostadores, empacadores, baristas y catadores, mejor dicho, todo lo que tenga que ver con el café, allí estuvo participando Colombia y por supuesto, su café y sus caficultores fueron protagonistas.

Recuerdo que alguna vez alguien me preguntó, que a qué se iba a esas ferias, que cuál era el beneficio. Pues les cuento que son muchos, allí más que cerrar negocios, existe la posibilidad de conocer cómo se está moviendo el negocio cafetero en el mundo, de hacer contactos para comercializar café, de conocer la última tecnología y tendencias de consumo, es estar enterado de las últimas noticias con las cuales nos podemos preparar mejor y saber qué esperar y cómo actuar en nuestro negocio.

Una de las cosas que más me llamó la atención es la cantidad de personas, sobre todo los jóvenes, que están interesados en consumir café, pero sobre todo conocer más de donde viene ese café, quién lo produce y a quién o a qué, están ayudando al comprarlo. 

Las tendencias de consumo mundial buscan encontrar tazas de café de calidad, con perfiles que ofrezcan sabores especiales, para lo cual nuestro café sigue siendo uno de los más apetecidos.

En la parte académica, tuvimos la posibilidad de participar de varias conferencias en donde pudimos apreciar que las dificultades de los productores de otros países son parecidas a las nuestras: el precio internacional del café, los costos de producción y escasez de mano de obra, entre otras.

Conocimos las grandes dificultades por las que están pasando varios países de centro y sur América en cuanto al tema de la Roya del café, pues a corto plazo no tiene una solución eficaz. Algo que me dijeron, es que admiran mucho a Colombia por tener la variedad Castillo que es resistente a la Roya y conserva el perfil de taza del nuestro café. 

También porque son cerca de 89 años que los caficultores colombianos estamos agremiados y contamos con una Institucionalidad Cafetera, lo que nos permite estar organizados; contar con una garantía de compra, con la investigación de Cenicafé, con el ejercito de paz de camisas amarillas, que somos los extensionistas de la Federación; y de contar con una marca tan emblemática como lo es Juan Valdez, que representa las familias caficultoras, el café y a todo un país.

Pero también me manifestaron que quieren ser como nosotros, están buscando agremiarse y contar con los bienes públicos como los que tenemos los caficultores colombianos y de producir café de excelente calidad. 

Asistir a esta feria nos permite conocer el negocio cafetero en el mundo y también visualizar que cada vez nuestro negocio es más competido, que el reto cada vez es más grande y que debemos estar preparados para entregar al consumidor final, el mejor café. 

Pero no solo el reto es de nosotros los productores, pues allí también se realizó una campaña de información y concientización a los demás miembros de la cadena de comercialización, de una iniciativa de la Federación de Cafeteros de Colombia, que busca un mejor pago a los productores, pues el café debe ser rentable para todos los que participamos y si no lo es para los productores, se pone el riesgo la viabilidad del negocio, para todos. 

Un precio justo a los productores, para que nuestro negocio siga siendo rentable y viable. El café de Colombia, protagonista en esta feria y en la cadena del café en el mundo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.