Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

En el ganado de leche, los bovinos tienen requerimientos nutricionales adicionales que les permitan mantener una buena producción diaria, la cual incluso puede llegar hasta los 40 litros. Del pasto fresco no logran obtener los niveles de energía, proteína y minerales suficientes, por lo que la suplementación es una alternativa que puede ayudar a complementar la alimentación de los animales.

"En ganado de leche, especialmente de alta producción, el pasto no alcanza a suplir las necesidades nutricionales para producir una cantidad que puede llegar hasta los 40 litros de leche diarios y más. Esto porque no tiene las proteínas tan concentradas ni la energía suficientes. Además, por simple capacidad nominal los bovinos no alcanzan a comer tanto pasto como para producir ese volumen de leche", comentó Ricardo Arenas, encargado de cadenas, asistencia técnica y extensión en Fedegan.

Según explicó el experto, la capacidad de consumo de un animal oscila entre 10 y 12%, máximo 14% de su peso vivo. Esto es 50 a 70 kilogramos de ración diaria por lo que en forraje verde no alcanza a suplir los requerimientos nutricionales, y es ahí que se hace necesaria la suplementación estratégica.

Esta puede consistir en concentrados comerciales, mezclas preparadas en las fincas o subproductos agrícolas que tienen una humedad o cantidad menor de agua a la del forraje y una cantidad porcentual mayor de proteína y energía. En ese sentido, el objetivo principal de la suplementación es aumentar el consumo total de materia seca con la proteína y energía suficiente para sus necesidades de mantenimiento, reproducción y producción láctea.

Cabe resaltar que, el ganado de leche requiere una mayor suplementación que el ganado de carne porque en ganadería de leche se genera una alta producción diaria. "Un animal que produce 40 litros de leche diarios se necesita la comida suficiente para que pueda producirla, además de cumplir sus funciones como ser vivo", señaló. Es decir, el ganado de leche se suele encontrar en un balance energético negativo, requiriendo una mayor energía suplementaria.

Teniendo en cuenta lo anterior, para balancear la dieta de las vacas productoras, se debe evaluar que componentes nutricionales le están haciendo falta al pasto para que la vaca pueda producir la leche, y eso es lo que se busca suministrar con la suplementación. Se pueden usar productos y subproductos agrícolas como el maíz, el sorgo, la avena, los afrechos de cebada por ejemplo y grasas sobrepasantes para lograr mejorar absorción de los nutrientes y así mejorar la producción y la calidad de la leche. Básicamente la suplementación trata de la adición de proteína y energía, cuidando de mantener el equilibrio ruminal y metabólico del animal", aseveró.

En épocas de escasez de comida se puede suplementar el henolaje para complementar la ración de forraje verde, "Se pueden fabricar suplementos balanceados utilizando diferentes productos y subproductos agrícolas como el sorgo, el maíz, la cebada, entre otros", indicó.

En el Manual Práctico Ganadero, iniciativa virtual del área de extensión de Fedegan, se puede encontrar un capítulo completo dedicado a la suplementación de ganado de leche. Desde esta iniciativa de difusión también se revisan otros asuntos de importancia para el sector ganadero, el cual se puede consultar en la página de YouTube de Fedegan.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.