Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La piscicultura en Colombia está representada por la producción de tilapia, cachama y trucha, la cual ha tenido un desarrollo importante durante los últimos años, con una producción cercana a las 120.230 toneladas para el año 2017, con un crecimiento anual del 9% y un incremento en la generación de empleo del 6% promedio anual.

De acuerdo con Sara Patricia Bonilla, directora ejecutiva de la Federación Colombiana de Acuicultores (Fedeacua), de esas 120.230 toneladas, 65% corresponde a tilapia. “En el país producimos tilapia roja y tilapia negra, esta última es la que utilizamos para la exportación, básicamente porque es un producto que tiene un mejoramiento genético que genera un mayor rendimiento en filete. Venimos participando activamente en las exportaciones, actualmente destinamos 27% de la producción al mercado internacional, en mayo pasamos a ser el primer oferente del mercado americano principalmente Estados Unidos”.

Estos resultados, según Bonilla, se deben básicamente al Programa Nacional de Calidad e Inocuidad que ha venido liderando la Federación, a través del cual las empresas productoras se han vuelto más competitivas.

Los principales departamentos donde se concentra la mayor producción de tilapia en el país son Huila (44.46%), Meta (14.07%), Antioquia (5.97%), Tolima (4.87%) y Cundinamarca-Boyacá (5.3%).

“El departamento desde donde se está exportando es el Huila, básicamente este tiene 87% de participación en las exportaciones”, agregó Bonilla.

A la fecha, el sector piscícola colombiano cuenta con 21 granjas certificadas con Buenas prácticas Acuícolas (BAP) y 12 plantas de proceso autorizadas con sistema HACCP para exportar a la Unión Europea.

Por la importancia que tienen este tipo de explotaciones, principalmente los cultivos de tilapia para la economía en estas regiones, se hace necesario que cada vez más se implementen prácticas que permitan disminuir la mortalidad en estos animales y por ende las pérdidas económicas en las piscícolas.

Y justamente, pensando en esas necesidades, MSD Salud Animal trajo a Colombia la primera vacuna de peces, Aquavac Strep Sa, un producto que promete mejorar las tasas de supervivencia y los índices de productividad de las granjas productoras de tilapia.

Esta vacuna está orientada a la prevención de los estreptococos, enfermedad responsable de generar grandes impactos económicos dentro de la producción intensiva de esta especie.

Este producto ya es comercializado en todos los países productores de tilapia de Latinoamérica desde 2011 y en los últimos tres años se han aplicado más de 350 millones de dosis. En Colombia, Aquavac Strep Sa está disponible desde mayo pasado.

En épocas de alto desafío, la vacuna puede incrementar en hasta 25% la supervivencia de la cría con consecuentes mejoras en el desempeño zootécnico, significando un alto retorno financiero para el productor.

El equipo de MSD Salud Animal, en asociación con su distribuidor exclusivo Vetiplus, ya empezó a vacunar los primeros lotes de peces en Colombia. La región del Huila, por ser el mayor polo productor de peces del país, fue la elegida para arrancar con las primeras vacunaciones. Se vacunaron a inicios de mayo más de 80.000 tilapias.

Esta primera vacunación ocurrió en las instalaciones de la Piscicola New York, una de las más importantes productoras de tilapia y exportadores de filete del país.

Según Mauricio Silva, dueño de Piscicola New York, “las expectativas que tenemos con esta vacuna son muy altas, confío en su eficacia y efectividad, espero poder disminuir la mortalidad presentada a causa del estreptococosis, alcanzar una mayor producción y mejorar el estatus sanitario de mi sistema productivo. Con ello voy a llegar a ser más competitivo tanto en el mercado nacional como en el internacional”.

Entre tanto, Angelica María Castillo, directora técnica de Hatchery en la Piscicola New York, manifestó que, “la estreptocococis es una enfermedad que afecta a nuestros peces sembrados en jaulas, para el ciclo productivo de siete meses se estima que las pérdidas ocasionadas por la enfermedad están entre 30% y 35%, esto hace que nuestras conversiones alimenticias se aumenten y por consiguiente los costos de producción por kilo. Esperamos que con la vacunación podamos disminuir en por los menos 20% estas pérdidas”.

Por su parte, el Dr. Leonardo Cericato, director asociado de acuicultura para MSD Salud Animal, apuntó que el uso de herramientas veterinarias preventivas como esta vacuna, además de promover la mayor salud de los animales e incrementar los índices productivos y de supervivencia final, asegura la seguridad alimentaria del producto final.

El Dr. Cericato también comentó que el proceso de vacunación en peces es simple. Que antes de recibir la vacuna, la tilapia es levemente sedada proporcionándole un mejor confort y bienestar. La vacuna se inyecta entre las dos aletas pectorales y es depositada en la cavidad abdominal. El proceso es seguro y no causa mortalidad en los animales, además la aguja es apropiada y no lastima el pez. La duración de la inmunidad es de al menos 210 días.

Por ello, la utilización de esta vacuna ya es una realidad dentro de las mayores fincas productoras de tilapia en todos los países de América Latina.