Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La alta explotación del camarón munchilla en la costa Pacífica colombiana y la minería ilegal ha afectado la reproducción natural de la especie lo que la mantiene en peligro de extinción. Pese a los esfuerzos de algunos productores de promover criaderos del camarón, los animales se atacan entre sí lo que dificulta su producción industrial.

Francisco Javier Paredes Vallejo, estudiante de la Maestría en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (UN), sede Palmira, diseñó una propuesta de producción intensiva: recipientes o acuarios individuales para que los camarones machos se desarrollen en un sistema de recirculación de agua, informó la agencia de noticias UN.

Se trata de una canastilla plástica que permite manipular los animales con facilidad; los recipientes son resistentes, duran entre 6 y 10 años y son apilables, lo que optimiza el espacio a usar. El sistema utiliza 200 litros de agua, que circula constantemente. En una hora el agua ha pasado al menos 8 veces por un sistema de filtros y semanalmente se hace un recambio del 10 % del agua, lo que permite un uso eficiente del recurso.

De acuerdo con la investigación del estudiante, los camarones se adaptan al sistema fácilmente permitiendo la ganancia de peso entre 1 y 1,5 gramos a la semana.

La agencia UN reseñó que el sistema de acuarios individuales ha disminuido la mortalidad al 5 %, pues los camarones mudan su exoesqueleto cada mes y es un proceso que los deja vulnerables. Cuando se crían en piscinas, los otros camarones atacan y se comen al que está mudando, por lo que los índices de mortalidad son cercanos al 60 %, mientras que en los recipientes no han tenido ese problema.

En términos de costos, cada recipiente tiene un valor aproximado de 14.000 pesos. Bajo este sistema, cada año se podrían obtener entre 2 y 3 camarones para venta, de cada acuario. Una libra de camarón en Buenaventura, con el tamaño que alcanzan en los acuarios (20 o 25 cm), cuesta 22.000 pesos.

La investigación, que está bajo la dirección del profesor José Ader Gómez, de la Universidad Nacional, sede Palmira, y por el profesor Frank Chapman, de la Universidad de Florida. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.