Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El gigante agrícola Cargill Inc. comenzará a vender dispositivos portátiles que absorben metano para vacas, apoyando una tecnología experimental que podría ayudar a la industria a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El accesorio con forma de máscara fue desarrollado por la startup británica Zelp Ltd., que afirma que puede reducir las emisiones de metano en más de la mitad. Cargill indicó que espera comenzar a ofrecer los dispositivos a los productores lecheros europeos en 2022. Las compañías aún no han establecido un precio, pero Zelp dice que una tarifa de suscripción anual puede comenzar en alrededor de US$80 por vaca.

Abordar las emisiones de metano del ganado es uno de los problemas climáticos más críticos, y más difíciles, para las empresas cárnicas y lácteas que se encuentran bajo una presión cada vez mayor para limpiar sus cadenas de suministro. Tener acceso a la amplia red de clientes de Cargill podría ayudar a Zelp a asegurar la demanda mientras se prepara para lanzar un producto que aún está en desarrollo.

"Cargill tiene un alcance impresionante en las granjas lecheras de Europa", dijo el director ejecutivo de Zelp, Francisco Norris. "Están en una posición única para distribuir nuestra tecnología a un gran número de clientes, tanto agricultores como empresas lácteas, maximizando el despliegue desde el primer año que llegamos al mercado".

Aproximadamente el 95% del metano liberado por las vacas sale en forma de eructos y por la nariz. El gas atrapa 80 veces más calor que el dióxido de carbono en sus primeros 25 años en la atmósfera. Los wearables de Zelp, colocados sobre la boca de las vacas, actúan un poco como el convertidor catalítico de un automóvil. Un conjunto de ventiladores que funcionan con baterías cargadas con energía solar absorbe los eructos y los atrapa en una cámara con un filtro que absorbe metano. Una vez que el filtro está saturado, una reacción química convierte el metano en CO2, que luego se libera.

Zelp está trabajando para miniaturizar la tecnología y optimizar la energía dentro del dispositivo, dijo Norris. Además, está en conversaciones con varios socios de fabricación potenciales y tiene como objetivo estar listo para la producción en masa a finales de año. Su objetivo es producir 50.000 unidades el primer año y hasta 200.000 unidades el próximo. La compañía está cerca de completar su próxima ronda de financiamiento, según Norris.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.