Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El caballo criollo colombiano, esa marca que nos distingue en el mundo, cada vez es más apetecido en los mercados internacionales. Es tal la aceptación que tienen estos ejemplares para los amantes de los equinos, que se exportan aproximadamente 200 de estos animales cada año.

Y, sin duda, el mercado más importante es el de Estados Unidos. A ese país, seguido de Puerto Rico y República Dominicana va 85% de las exportaciones, aproximadamente.

“Uno de los mercados de mayor proyección es el de Ecuador. Sin embargo, a todos los países miembros de la confederación Confepaso se exportan caballos. Para tal fin deben cumplir con la normativa del ICA, es un requisito fundamental”, dijo Héctor José Vergara, director ejecutivo de Fedequinas.

En cuanto a los costos, según los especialistas, no es fácil descifrar los montos de esas ventas, ya que las transacciones son entre particulares y no se cuenta con mucha información y dependen de la calidad del equino.

Es por eso que un caballo campeón en pistas, o los descendientes de él, pueden valer muchísimo más que un ejemplar que no lo sea. Sin embargo, promediando cálculos, se podría afirmar que un buen caballo puede ser vendido por cerca de US$20.000 y uno certificado en alta competencia está por encima de US$400.000 para empezar.

Según Lucas Londoño, director administrativo de Asdesilla, los caballos que se presentan en la feria no tienen un precio exacto, pero hay ejemplares que salen a competir y pueden valer desde US$100.000 hasta $1 millón de dólares y son producto tipo exportación.

LOS CONTRASTES

  • Héctor José Vergara Director Ejecutivo de Fedequinas

    “El caballo criollo colombiano es motor de generación de empleo. una industria que impacta a más de 480.000 familias con empleos”.

Si bien el caballo criollo colombiano de paso fino es una marca registrada del país, hay casos en los que se importan algunos ejemplares. Aunque no es lo más común, sí se presenta compras de otras razas.

“Se importan muy pocos caballos criollos porque es raza colombiana y en esos pocos casos se vuelven a pie de cría de los países que alguna vez se exportó. Después de 10 o 15 años se han importado muy pocos animales. Nosotros somos potencia en producción. Esto no es lo usual. De otras razas sí se importan bastantes, pero no de caballo criollo colombiano”, dijo Londoño.

De otro lado, Fedequinas confirmó que se han adelantado mesas de trabajo con el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) para ajustar la exportación de semen fresco a nueve países que ya tienen ejemplares de caballo criollo colombiano.

Esa exportación de semen fresco, principalmente, comenzó a darse a países como República Dominicana y Puerto Rico, que tienen un mercado fuerte de ejemplares antes importados desde Colombia. Con esto se busca lograr cruces y mejorar genéticamente las nuevas crías en esos lugares.

Uno de los mercados que se busca conquistar desde hace algún tiempo es el de Europa. Si bien es uno de los más apetecidos, la Comunidad Europea tiene restricciones bastante fuertes para la entrada de ejemplares equinos a ese territorio. Estas exportaciones puede requerir Certificado Zoosanitario para Exportación (CZE) y Certificado de Inspección Sanitaria (CIS).

Los requisitos sanitarios del ICA

Las exportaciones de animales y sus productos, así como otros productos reglamentados por el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), puede requerir Certificado Zoosanitario para Exportación (CZE) y Certificado de Inspección Sanitaria (CIS) de acuerdo a lo establecido por el país de destino.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.