Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La reproducción en un hato de leche es la base de la productividad. Sin embargo, existe una relación inversa entre la cantidad de leche producida y la eficiencia reproductiva.

Es por eso que, expertos consultados por Agronegocios, le cuentan cuáles son las principales causas de infertilidad en vacas y cuál es la mejor manera de darles manejo.

“Dentro de las principales causas se encuentran los factores anatómicos, de manejo reproductivo, enfermedades, el medio ambiente y la nutrición. A pesar de esto, los factores individuales, tanto patológicos, endocrinos o infecciosos, pasan a segundo plano cuando los requerimientos nutricionales son deficientes”, explicó Juan David Morales Márquez, médico veterinario y zootecnista de Laboratorios EDO.

Márquez, agregó que, algunos autores afirman que las causas nutricionales representan hasta 69%, dentro de las posibles causas de los desórdenes reproductivos, mientras que otros autores han determinado que los principales componentes nutricionales que afectan la reproducción son: energéticos (44%), proteicos (11%), minerales (6%), vitaminas (0,5%), micotoxinas (0,5%) y enfermedades metabólicas (38%).

Por su parte, Germán Alonso Prada, coordinador de la maestría en Medicina Interna y Cirugía de Grandes del Programa de Medicina Veterinaria Universidad de La Salle, indicó que, “otras importantes fuentes de infertilidad son estrés calórico, enfermedades metabólicas como cetosis, hipocalcemia y enfermedades reproductivas. Es necesario tener en cuenta que el mal uso de hormonas en protocolos reproductivos está causando cuadros de infertilidad en los hatos”.

En los hatos productores de leche existe un período de tiempo prioritario de atención a la vaca; tres semanas antes del parto y tres semanas después del parto, al cual se le conoce como período de transición. Este se caracteriza por una disminución del consumo de alimento, que genera un desbalance entre los requerimientos nutricionales y los nutrientes consumidos, lo cual conduce a un balance energético negativo (BEN).

“Los animales en BEN presentan incrementos en la hormona de crecimiento, lo que permite que los niveles de glucosa e insulina, se encuentren disminuidos. Esta disminución afecta en el hipotálamo la secreción de la hormona liberadora de gonadotropinas, de tal manera que se presentan retrasos en el tiempo entre el parto y la primera ovulación, ciclos estrales anormales, afecta la calidad y viabilidad de los óvulos y de los embriones, entre otras alteraciones”, explicó Morales.

Por otro lado, Prada resaltó entre las causas ambientales que también pueden llegar a afectar la fertilidad de las vacas, “el estrés calórico producido por altas temperaturas con altos porcentajes de humedad relativa que impide una adecuada termorregulación”.

De igual manera, el confinamiento de las vacas en el hato puede ocasionar problemas como los abortos embrionarios, retención de placenta, metritis puerperal, entre otras consecuencias reproductivas.

Es por ello que el hombre también puede incidir en la infertilidad de sus animales en sus hatos, cuando no ofrece un estado de confort al bovino, y no proporciona un espacio adecuado y una dieta equilibrada al animal.

Asegurar una nutrición adecuada en los animales
De acuerdo con, Germán Alonso Prada, se recomienda asegurar una nutrición adecuada de las futuras vacas productoras desde que están en el vientre de la madre, debería ser la prioridad en todo hato. “Una gestación con deficiencias energéticas afecta la capacidad reproductiva de la ternera. Además, el experto aseguró que también el mal uso de hormonas reproductivas afecta la fertilidad en las vacas.

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.