Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La llegada de un perro o un gato a un hogar siempre es traducido como un momento emocionalmente de mucha felicidad y también de la llegada de un nuevo miembro de la familia. 

Pero como todo en la ley de la vida, hay un momento en el que debemos decir adiós y despedir a nuestros amigos peludos. El duelo, tal y como ocurre con la muerte de una persona, es uno de los retos que las familias deben afrontar, en especial, si hay un vínculo muy fuerte con los más pequeños de la casa. 

De acuerdo con Carolina León, psicóloga de la Universidad Javeriana, “cada caso es único y debe manejarse dependiendo de cada persona. En general, lo más recomendable es poder llevar a cabo un proceso de duelo tal y como ocurre con otro miembro de la familia”. 

Entre las recomendaciones más generales que se desprenden es permitir a las personas liberar sus emociones. En ese sentido, Antonia Prada, psicóloga con énfasis en trabajo emocional, señaló que “el trabajo de hacer visible los sentimientos muchas veces cuesta con la falsa premisa de mostrarse fuerte frente al resto de la familia. Muchas veces es más adecuado que todos los miembros del grupo familiar pudieran compartir el dolor de la pérdida de su mascota”. 

En el caso de los niños, las expertas coinciden que debe haber franqueza a la hora de contar lo sucedido y de mostrar que el ciclo de la vida tiene también esta faceta de dolor. 

Tenga en cuenta, además, que el duelo se debe vivir de una manera única. A algunas personas les sirve ocuparse en distintas actividades. Esto no es un problema siempre y cuando deje un espacio para liberar la emoción y el dolor. 

Lo otro que hay que tener en cuenta, en especial con los niños que pierden una mascota, es que no se cometa un error frecuente en algunos hogares de “reemplazar” casi que de inmediato a la mascota perdida. Pasó en muchas familias, por ejemplo, con mascotas como los pollos. 

“Definitivamente no es una buena idea en que las mascotas terminen siendo vistas como un objeto que se reemplaza porque, en el caso de los niños, ayuda a prepararlos en la vida a afrontar estas situaciones que también llegarán con sus papás, amigos, abuelos”, agregó Carolina León. 

De todas maneras, en caso de no tener una claridad en como enfrentar el duelo de la muerte de la mascota, también tenga en cuenta que puede pedir ayuda.

Está la opción de los servicios funerarios

Empieza a hacerse más notoria la alternativa de manejar el duelo de una mascota de la misma manera en que lo hacemos con una persona. Los servicios funerarios para mascotas empiezan a crecer, en especial, en las grandes ciudades. Velaciones, cremaciones y entierros hacen parte del portafolio de este servicio. Y aunque es un tema que aún genera resistencia en algunos sectores de la sociedad, es una manera que encuentran las familias de cerrar un capítulo de vida. 

La opinión 

Carolina León
Psicologa de la Universidad Javeriana
“Es muy importante que las familias con niño tengan en cuenta que las mascotas no son un objeto que se reemplaza para que haya un manejo adecuado de las emociones de la familia”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.