Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La colección de mascotas de los presidentes de Estados Unidos van desde perros domésticos como gatos y perros, hasta hienas, cabras y osos grizzly, sin embargo, Donald Trump rompió esta tradición al ser el primer presidente sin mascotas en casi 150 años, según mostró un informe realizado por The Economist.

Según información del Museo Presidencial de Mascotas, el último mandatario sin mascotas fue Andrew Johnson, quien terminó su periodo en 1869. La Casa Blanca ha sido hogar para más de 300 animales, donde se incluyen docenas de perros, caballos, aves, osos, tigres y caimánes.

Theodore Roosevelt tenía, con mucho, la colección de animales más impresionante: mientras estaba en el cargo, el famoso amante de la naturaleza y conservacionista cuidó de unos 50 animales, incluido un tejón, una lechuza común y un gallo de una sola pierna.

Aunque los animales son amados por los estadounidenses de todas las tendencias políticas, su atractivo en la Oficina Oval no ha sido tan bipartidista: los presidentes demócratas han promediado seis mascotas cada uno en comparación con nueve para los republicanos.

Entre las mascotas más curiosas están las de Jefferson que tuvo dos cachorros de oso grizzly; Nanny y Nanko, las dos cabras de Lincoln; dos zarigüeyas de Harrison; la hiena 'Bill' y el oso negro 'Jonathan Edwards' de Roosevelt.

Otros de los animales curiosos eran el hipopótamos 'Billy' de Coolidge; los dos caimanes de Hoover, además de la vaca 'Ofelia' de Bush.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.