Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El cuidado de una mascota va más allá de darle cariño, implica una responsabilidad de cuidado y protección de todos sus derechos en general, es por eso que antes de hacer la monta se debe estar seguro de las responsabilidades que trae.

En los procesos de monta para los primerizos, es posible que se presenten complicaciones pero nada que pueda representar un mayor riesgo para la vida de los animales, son dificultades por la falta de experiencia en el acto sexual.

En principio, los veterinarios no recomiendan que se hagan estos procesos de reproducción durante el celo inicial de la hembra pues es su primer contacto hormonal, en el que se produce gran parte del desarrollo.

En cuanto a los machos, dado que no tienen un proceso hormonal sino de crecimiento natural y desarrollo corporal, la primera monta puede ser compleja porque no tiene experiencia y se debe esperar que el instinto natural se manifieste.

LOS CONTRASTES

  • Javier RivasVeterinario Universidad de La Salle

    “Jalar a los animales cuando están pegados puede lesionar las vértebras de la cola del canino y lacerar la vagina de la hembra”.


  • Nicolás DuqueVeterinario Universidad Agraria

    “Es mejor adoptar, el paciente de raza mixta es más fuerte a enfermedades, su carga genética no lo predispone a patologías, cosa contrario en razas”.

Un factor de gran importancia son los tiempos para hacer el proceso de reproducción. Por una parte, la hembra debe estar en celo para que pueda facilitar el proceso; este es un factor fundamental no solo para que el acto sea exitoso, sino también para evitar daños tanto al macho como a la hembra.

Una vez el acto se ha llevado a cabo, existe la posibilidad de presentar sangrados pequeños en ambos animales producto de maltratos por la falta de experiencia. Sin embargo, son sangrados no abundantes y tampoco frecuentes.

Tales casos se presentan en algunas coacciones, no siempre, porque cuando el perro está en erección, su órgano reproductor crece de tres a cuatro veces más que su tamaño normal; por lo tanto se pueden producir pequeños maltratos en ambos animales debido a la falta de practica en el acto.

Dada la proyección de crecimiento del órgano del macho es posible que las mascotas no puedan separarse, lo que se conoce como ‘pega’. Este es un proceso totalmente normal según lo indicó Javier Rivas de la Universidad de La Salle, no debe ser un factor de preocupación y terminará una vez la erección del macho termine de manera totalmente natural.

Si se intenta separar a los animales se pueden causar laceraciones o daños mayores tanto a las hembras como a los machos que representan mayores riesgos para la salud de los animales pues producen dolores e incomodidades al momento de hacer sus necesidades.

Este proceso, según el veterinario Rivas puede tardar hasta 45 minutos, si después de ese tiempo no ha parado la erección y los animales siguen conectados, se deben llevar con mucho cuidado y delicadeza a un médico veterinario, recuerde que cualquier movimiento brusco puede ser muy doloroso.

El veterinario, procederá a adormecer al macho para relajarlo, terminará con la erección y poder separarlos sin mayores daños o laceraciones.

Vale la pena recalcar que el acto se debe llevar a cabo únicamente en animales de la misma raza, pues cuando se hacen mezclas entre razas distintas, las variaciones en los órganos reproductores pueden complicar el acto y causar daños mayores a ambas mascotas, tanto a la hembra como al macho pues no son proporcionales.

Factores de riesgo

Uno de los factores o síntomas anómalos que son un indicador directo para llevar a la mascota al médico son los sangrados abundantes que pueden ser ocasionados por enfermedades sexuales.

Por esta razón, el veterinario Javier Rivas recomienda conocer siempre al otro animal con el que se hará el proceso de monta. Estas enfermedades solo pueden ser determinadas a partir de exámenes a los animales; además el tratamiento solo puede darlo un médico veterinario a partir de exámenes.

Por otra parte, si se presentan secreciones de colores amarillo o verde son también una fuente de alarma; se bebe llevar a la mascota a un profesional para que la examine y pueda dar un diagnóstico confiable y una receta médica acorde a la problemática específica.

En ningún caso es recomendable tomar medidas desde la casa y mucho menos aplicar tratamientos caseros pues podrían empeorar el problema; lo primero es llevar a la mascota al veterinario para tener un diagnóstico y tratamiento adecuado.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.