Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Desde el cielo con imágenes de alta resolución que se captan en segundos, pequeños, medianos y grandes productores del sector agricultor tienen una herramienta que podría mejorar la productividad de los terrenos fértiles y cultivables en el país.

El monitoreo con sensores remotos es uno de los desarrollos que si bien continúa en fases de investigación para su aprovechamiento máximo, ha demostrado su eficacia para este sector económico.

Así lo señaló Yoseline Ángel, investigadora colombiana en ciencias ambientales en la Universidad de King Abdullah en Arabia Saudita, quien explicó que esta tecnología se puede aplicar para diferentes ecosistemas, bien en países con terrenos fértiles como Colombia o zonas áridas como el desierto saudí.

La tecnología está orientada a la toma de fotografías aéreas de alta resolución de manera periódica en cultivos para identificar aspectos como “el aumento de la salinidad del agua, disminución de la cantidad de agua con la que se riega o el uso de herbicidas y pesticidas. Así, todas las variables permiten optimizar los recursos e insumos que se utilizan en un cultivo”, explicó Ángel.

El monitoreo que puede ser de tipo remoto, proximal o con drones “permite ver los cultivos en tiempo real sin necesidad de esperar a llevar muestras a un laboratorio para tener exactitud de si, por ejemplo, está afectado por una plaga o le faltan nutrientes. Los resultados son mucho más rápidos”, indicó Luis Joel Martínez, docente de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional. 

Esta herramienta permite captar imágenes en grandes extensiones de tierra por lo que, en este caso, sería más útil el monitoreo satélital para un gran productor pues una sola fotografía cubriría toda una parcela en segundos. En cambio para un pequeño o mediano agricultor, un dron sería más accesible “básicamente por temas de economía de escala”, agregó Ángel. 

Según la investigadora, la clave de usar estas imágenes, ya sean aéreas o satelitales, está en que no son convencionales como las que toma una cámara digital. “Son imágenes capturadas con sensores que detectan la energía infrarroja y permiten ver la temperatura de las plantas, la cantidad de clorofila o la cantidad de agua que transpiran, entre otras características”, complementó.

El acceso a estas imágenes “permite mejorar la competitividad y la exigencia para un agricultor, para que tenga un cultivo más sostenible, ser más selectivo y que reduzca costos en insumos o nutrientes al saber que es lo que necesita específicamente su producción. Esto es lo que se conoce como agricultura de precisión”, afirmó Martínez. 

Para Ángel un paso clave y una ventaja para agricultores en el país sería desarrollar una aplicación o software móvil “que permita utilizar estas imágenes con mapas de temperatura, por ejemplo, de una manera sencilla que contribuya a que obtengan beneficios económicos y ambientales en sus cultivos”.

El monitoreo se usa en diferentes campos

En Colombia, diferentes entidades como el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, Instituto Humboldt o el Ideam utilizan el monitoreo remoto con imágenes satelitales para identificar aspectos específicos relacionados con sus áreas. Se utiliza para medir la calidad del agua en ríos y mares, calcular niveles de toxicidad o pérdidas de bosques, entre otras de las utilidades que continúan explorándose.

 

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.