Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La Universidad Pontificia Bolivariana recibió un nuevo registro de patente de invención por parte de la Superintendencia de Industria y Comercio, gracias a la modificación química de celulosa de origen bacteriano. La celulosa bacteriana es un subproducto de los procesos de fermentación de fuentes de azúcar realizado por algunas bacterias.

Este logro obtenido por los investigadores de la institución, surge de la identificación del potencial que tenía la celulosa producida a partir de una bacteria encontrada en la Central Minorista en Medellín, de donde obtiene su nombre de Komagataeibacter medellinensis y que puede ser aplicado en la industria, la medicina y los textiles.

De acuerdo con la institución, este producto ha sido usado tradicionalmente en Colombia para la producción de vinagre casero y, sobre todo en Antioquia, era utilizado por las abuelas y las madres contra el dolor de cabeza, para tratar la gastritis, combatir los piojos, para limpiar y desmanchar los pisos y hasta para aflojar tornillos; en algunos hogares y plazas de mercado se conoce como té chino.

“Con este desarrollo, se reducen muchos procesos en uno solo, que le otorga nuevas características químicas al producto sintetizado por la bacteria. Este proceso unificado, que es la patente recibida por la Universidad, permitirá optimizar las propiedades de diversos productos” agrega la UPB.

Estos proyectos son desarrollados por los grupos de investigación en Nuevos Materiales y de Agroindustrial, gracias al trabajo en conjunto de las Facultades de Ingeniería Química, Ingeniería Mecánica, Textil, Ingeniería en Nanotecnología e Ingeniería Agroindustrial.

De esta patente hicieron parte los investigadores Cristina Isabel Castro, Piedad Gañán Rojo, Gloria Caro Muñoz y Robin Zuluaga Gallego.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.