Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Lo anterior se ha convertido en la oportunidad para que multinacionales como John Deere, Kubota y Massey Ferguson, expandan en el país su oferta de maquinarias como tractores, sembradoras, henificadoras, siladoras y segadoras-acondicionadoras.

“Se está tomando conciencia de que el pasto es un cultivo, por eso ya no se justifican tractores enormes, sino más pequeños y versátiles que permitan la siembra y una labranza mínima”, explicó Luis Guillermo Fuentes, gerente de Astegan SAS.

La actual prioridad de cultivar extensos espacios de pasto o forrajes en el país se debe a la larga sequía que viene azotando a distintas zonas del país. En especial, sea cual sea la finalidad, en la ganadería es un tema preponderante la alimentación continua y balanceada de los animales.

Jorge Burgos Galeano, jefe nacional de marketing y desarrollo de Casa Toro, adelantó que una de las novedades que presentarán en la 67 Feria Nacional Cebú será la Sembradora DD11 para grano fino.

“La gente es muy dada a renovar el tractor, que es fuente de potencia, pero no los implementos y los aceros que hacen el trabajo al agricultor”, explicó el directivo del concesionario, que en Colombia es el representante oficial de John Deere.

“Es un producto del que se hizo un lanzamiento en La Guajira, que es versátil y aplicable para renovar praderas y potreros, con pasto de buena calidad forrajera y nutricional”, agregó.

La fabricante estadounidense también está importando a Colombia sembradoras BD1110 y BD1113, las cuales se diferencian por tener un ancho más largo de trabajo y espaciamiento entre líneas de siembra. Casa Toro informó que la primera cuesta alrededor de $50 millones y la segunda, $63 millones.

“Para la exposición nacional ganadera, tendremos precios especiales como introducción de estos modelos”, anunció Burgos.

Ordeño y tanques fríos
En el mercado ganaderos de la región Caribe va en aumento la necesidad de equipos de ordeño y tanques de enfriamiento.

Los equipos de ordeño tienen demanda por la competencia extranjera que ha ingresado con los Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos y la Unión Europea. Pero también por la agilidad y facilidad para que las vacas del hato puedan ser ordeñadas dos veces diarias.

Los precios de un ordeño mecánico, en Colombia, oscilan entre $5 millones y $70 millones. El valor depende de cuántos puestos tenga y si es de línea, es decir que conecte a un tubo y el líquido se deposite directamente a un tanque, o que por sus cables se deposite en una cantina.

Y los tanques de enfriamiento, por tratarse de un producto natural perecedero que requiere de conservación para su transporte y comercialización. Los costos en el país van de $20 millones a $100 millones, y varían de acuerdo a la capacidad de litros para almacenar y si tienen o no lavadora automática.
“Es una necesidad. Si queremos competir tenemos que ordeñar leche de calidad y enfriarla”, insistió Fuentes, gerente de Astegan SAS, representante local de la sueca Delaval.

Ordeño manual vs mecánico
Para Luis Guillermo Fuentes, gerente de Astegan SAS, en la labor de ordeño no solo hay que tener en cuenta al animal, sino que también que cada año aumenta su costo. “De hecho, ya legalmente se están viendo inconvenientes por temas de horas nocturnas y extras, y de que los empleados solo laboren ocho horas”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.