Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Un proyecto interdisciplinar que sería desarrollado por estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia (Unal), quienes idearon la asociación Asocate Transforma para realizar aportes en consultoría y emprendimiento a la comunidad productora de aguacate de Silvania –Asoaguacate Subia, busca que a través del aceite de aguacate se de valor agregado a los cultivos de este municipio.

La iniciativa busca que por medio de este producto, derivado del aguacate Hass, se planteen alternativas para diversificar el mercado y ampliar las oportunidades comerciales de los cultivadores del municipio de Silvania (Cundinamarca). Así lo dio a conocer la Agencia de Noticias Unal.

Vale destacar que, Asoaguacate Subia está conformada por 15 asociados productores de la región, quienes debido a la sobreproducción tienen una baja utilidad y limitaciones en la tecnificación que les impide llegar a ser exportadores; así mismo, se enfrentan a obstáculos burocráticos y de certificación que los limita a la comercialización local, a pesar del potencial del producto.

Por ello, de acuerdo con Juan Diego González, estudiante de Ingeniería Agrícola y Civil de la Unal y otro de los miembros de Asocate Transforma,  “el primer paso es diversificar el mercado de la Asociación, transformar la materia prima para permitir la apertura y que no se limite al mercado local”.

Según los análisis realizados por los integrantes del proyecto, los equipos para la extracción del aceite no requieren altos  costos de inversión y el procedimiento es relativamente sencillo. Mientras por un kilo de aguacate Hass, según Corabastos los consumidores pagan alrededor de $3.000, un litro de aceite (producido a partir de seis kilos de aguacate) cuesta en promedio $57.000.

Así mismo, según lo reveló la Agencia de Noticias Unal, los resultados del estudio de viabilidad demuestran un valor estimado por  tonelada de aceite de aguacate Hass equivalente a US$6.000 (alrededor de $21 millones), lo que refleja la viabilidad y rentabilidad de la planta de extracción.

“Los siguientes pasos serían la caracterización del producto y del aceite para estimar los alcances reales de la mano con la Asociación, considerar posibles optimizaciones del proceso planteado y profundizar en los detalles de la producción” agregó González, quien destacó que para la edificación del proyecto hubo contacto constante con Henry Micán, líder de la Asociación.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.