Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Con la preocupación por el cuidado del medio ambiente y de la salud, se ha vuelto usual que los consumidores de frutas y verduras demanden que estos productos se cosechen de manera orgánica, sostenible y libre de pesticidas.

Ese es el perfil del consumidor francés, pues según Daniel Soares, manager de marketing internacional de Interfel, la organización interprofesional agrícola que agrupa a todos los oficios relacionados con el sector de frutas y verduras frescas en Francia, este cliente ha tomado cada vez más conciencia de la importancia de que el proceso de cosecha y producción de sus alimentos esté libre de químicos y sea sostenible.

LOS CONTRASTES

  • Daniel Soares Manager marketing internacional Interfel

    “Reducir el uso de pesticidas le da un valor agregado a nuestros productos frente a nuestros competidores, los hace más naturales”.


  • Marie Jose Sanz Directora general de Fruitport Sanz

    “Conocemos las frutas que vendemos. con el uso de datos podemos obtener información del proceso de todos nuestros productos”.


  • Jean-Baptiste PinelDirector general de Primland

    “No contamos con certificaciones de orgánicos, pero no utilizamos pesticidas. También usamos métodos manuales y biológicos”.

“Las exigencias del consumidor han llevado al desarrollo del sello ‘Vergers écoreponsable’, el cual fue reconocido por el Ministerio de Agricultura y Alimentación de Francia. Con este se busca asegurar que el proceso de este producto se realiza de una forma durable y responsable, mientras se garantiza calidad”, resaltó Soares.

Los productores que han acogido este sello se han comprometido con principios como favorecer la biodiversidad, privilegiar los métodos biológicos, racionalizar las intervenciones en verduras, recolectar la fruta en el momento óptimo y garantizar la trazabilidad del producto hasta el punto de venta. Además, deben hacer control del respeto por estas buenas prácticas.

Por ejemplo, un método biológico es el que emplea Primland, empresa líder en la exportación de kiwis, la cual poliniza sus cultivos con la ayuda de abejas y abejorros.

“Este método permite que el proceso sea natural, aunque es controlado. En cuanto a la trazabilidad, podemos saber de dónde proviene cada fruto e identificar su calidad”, dijo Jean-Baptiste Pinel, director general de Primland.

Así mismo, la empresa Fruitport Sanz, la cual exporta anualmente manzanas y kiwis a Colombia, utiliza la racionalización, es decir que con la observación toma decisiones. Además, emplea la tecnología para la trazabilidad de sus frutas.

“Usamos códigos de barras con los que obtenemos información de la fruta que vendemos como la parcela y el equipo que estuvo a cargo”, dijo Marie Jose Sanz, directora general de Fruitport Sanz.

Si bien son los consumidores de fruta fresca franceses quienes se han vuelto más exigentes con la sostenibilidad de los productos que consumen, quienes los compran en otros lugares del mundo también se benefician, ya que estas prácticas no distinguen si son para consumo interno o externo.

Productores venderán más en Colombia
Los agricultores franceses que producen manzanas y kiwis ven en Colombia un mercado potencial para sus productos, pues la demanda del país es cada vez mayor y hay espacio para que ofrezcan más variedades. Aunque Colombia es conocido por la diversidad de frutas que cultiva, la producción de manzanas es de alrededor de 1.800 toneladas al año, mientras que no hay de kiwi.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.