Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

En el municipio de Santuario, ubicado en Risaralda, nació una asociación llamada Asocafé Tatamá, una organización que ha exportado a mercados como Estados Unidos, España y Dubái, y que envió más de 200 sacos de café a Inglaterra junto a Procolombia.

Todo comenzó en 2012, cuando fue constituida en aquel municipio que tiene menos de 200.000 habitantes y empezó a producir y comercializar café verde, pergamino y tostado en diferentes procesos como cafés lavados, honey o natural. Dentro de las 95 familias que están en la asociación, 22 mujeres son caficultoras.

“La asociación nació en un proceso de aprendizaje. Nosotros sabíamos cómo producir el café, pero no teníamos conocimientos con los temas de la comercialización. En 2017 comenzamos con ese proceso de comprar directamente el café a los productores y con la ayuda de una ONG canadiense pudimos contactarnos con clientes internacionales, abrir nuestro propio laboratorio y también nos ayudaron en la formación sobre procesamientos en finca. De ahí nace la idea de producir algunos cafés diferenciados en procesos de fermentación y algunos cafés honey y naturales que demoran de 30 a 40 días en su proceso”, explicó Edier Ramos Martínez, gerente de Asocafé Tatamá.

En 2021 iniciaron los procesos para exportar su producción a través de alianzas con couriers y Procolombia, para negociar tarifas con FedEx y hacer envíos a Estados Unidos de café tostado. Posteriormente enviaron pequeñas cantidades de 100 libras a España y Dubai.

En octubre de 2022 enviaron 177 sacos de café verde de 35 kilos cada uno y 62 sacos de 70 kilos a Londres, por un cliente oriundo del municipio y que reside en Inglaterra.

Cada mes comercializan entre 6.000 y 8.000 kilos de café regional y producen 1,5 millones de kilos pergamino seco cada año.

“Es un sueño que teníamos como productores pequeños, poder enviar el café directamente a los clientes internacionales, saltando una buena cantidad de intermediarios y que el productor pueda tener más recursos gracias a ese ejercicio. Hoy lo que queremos lograr es trabajar muy fuerte para consolidar cada proceso comercial y cada línea de negocio que hoy tiene la asociación”, dijo Ramos.

La organización también está tomando acciones para poder enfrentar la problemática de deserción de jóvenes hacia otras ciudades y el exterior, para que aprenda sobre esta actividad agrícola como una de las principales fuentes de economía de Santuario.

“Pretendemos motivar a los jóvenes que aún quedan para que aprendan todo sobre la cadena de café, que aprendan que con el café tienen muchas posibilidades, no es solo cultivar y estar todo el día al sol y al agua, también es aprender a catar, a tostar, a procesarlo, a comercializarlo, y cuando entienden eso, tienen otra mentalidad sobre el cultivo de café”, indicó Ramos.

La asociación tiene un programa de cafés de mujeres con Raw Material, uno de los principales clientes quienes llevan este producto a Nueva Zelanda, Londres y Australia para impulsar a la mujer rural.

Para esta asociación fue clave el apoyo de Procolombia en el envío de cafés al exterior. “Desde el año pasado ha significado mucho para nosotros por el tema de las exportaciones de pequeñas cantidades, de igual manera logramos tener contacto con los courier y tener tarifas competitivas que nos permitieran empezar a hacer los envíos. Este año con las exportaciones de grandes cantidades, la entidad estuvo muy pendiente de todo el proceso y de que no tuviéramos ninguna dificultad”, agregó el líder.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.