Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Los productores avícolas en Perú han comenzado a recurrir a sus stocks
de maíz amarillo duro (MAD) que guardaban localmente antes que importar el grano debido a su menor disponibilidad en el mercado internacional -que cubre el 70% de la demanda nacional-, y por su alto precio: al 24 de abril se ubicó en US$ 380.7 CIF la tonelada, 18.5% más que en enero pasado.

De enero a abril (al 24 de abril), la importación desde Estados Unidos, el segundo mayor proveedor de la industria avícola y porcina peruana desde el 2019, cayó 85% respecto a similar período del 2021. Desde Brasil también se desaceleró y pasó de 51,609 toneladas a 2,537 toneladas en los mismos trimestres de análisis, según datos del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego (Midagri).

En tanto, los envíos desde Argentina, que en los últimos tres años concentra el 90% de las compras de maíz amarillo de Perú, crecieron 21%. Pese a ello, el panorama para su próxima cosecha (en junio-julio) no es positiva por factores climáticos. “La sequía afectó su producción”, menciona Óscar Quiñones, jefe de Instituto de Investigación y Desarrollo de Comercio Exterior de la Cámara de Comercio de Lima (Idexcam) a Gestión.pe.

La cifra global de importación del MAD a Perú en abril se redujo en 45.7%, su mayor desaceleración en lo que va del año, explicado, además de los factores externos -como los menores stocks y alto precio- por un factor interno: los graves problemas para desembarcar y nacionalizar maíz por los cierres de carreteras y huelgas en marzo y abril, sostuvo Julio Favre, presidente de la Asociación Peruana de Avicultores (APA). Todo ello -agregó- ha generado que los productores (avícolas) estén consumiendo sus stocks locales de maíz.

Precio del pollo

En las últimas semanas, el precio del pollo -proteína clave en la dieta de los peruanos- empezó a bajar en los mercados minoristas (cayó 1% en la última semana de abril) -, motivado por la sobreoferta que se registró en las granjas al no poder movilizar el ave por las paralizaciones en diferentes puntos del país. No obstante, “esta tendencia (del menor precio) ya se debería empezar a revertir en las próximas semanas por el alto precio del maíz”, dijo Favre.

Y es que el grano pasó de representar el 30% al 65% en el costo de producción del pollo en Perú, debido al incremento de su precio: en noviembre del 2020 la cotización internacional del grano para entrega en diciembre de ese año era de apenas US$ 3.95 por bushel; mientras que para febrero del 2022, el precio de compras futuras se ubicó en US$ 6.96 por bushel. Luego, tras el inicio de la invasión rusa a Ucrania -ambos países representaban el 18% de la oferta mundial de maíz- el /commodity/ alcanzó precios récord.

El panorama en el corto plazo tampoco es muy prometedor. "En la región hay lamentablemente noticias poco alentadoras. En Argentina, nuestro principal proveedor, su temporada de lluvias se ha cortado, lo mismo se espera en Brasil, y eso hará que el valor del maíz siga al alza. Además, Ucrania, con su incapacidad actual para poder colocar su stock en el mercado internacional, también presionará la cotización del grano. En Estados Unidos, en tanto, se teme la fenómeno de La Niña", resume Quiñonez.

¿Se estima un desabastecimiento? El analista lo descarta -por ahora-, pero afirma que la proyección en los siguientes meses es un aumento de los precios que originará que se retrasen las compras de la industria (avícola, porcina, aceite, gluten) y, definitivamente, habrá un impacto directo en el precio del ave”, anotó.

En una nota técnica publicada por el Midagri (N° 003-2022-Midagri), la entidad advierte que para el 2022, se estima que la importación de granos (maíz y trigo) se encarezca a raíz del conflicto geopolítico ruso-ucraniano, en una zona calificada como el granero del mundo, “de ahí que amerita tratar específicamente el tema de la seguridad del abastecimiento de granos para el Perú”, señala.

Asimismo, en un apartado del documento, calculan que “se necesitaría 253,000 hectáreas adicionales de tierras de cultivo si se quisiera dejar de importar maíz amarillo duro y producirlo íntegramente en el país. Asimismo, se tendría que disponer de un millón 235 mil hectáreas de nuevas tierras para el cultivo de trigo”. Propuestas poco probables de llevarlas a cabo.

Datos

* El principal proveedor de maíz de Perú era los Estados Unidos, que alcanzó el techo de t millones 307 mil toneladas en el 2018 (93.7% de participación). A partir del 2019, es desplazado por Argentina, país que en un contexto de precios internacionales altos, la caída de los aranceles bajo la franja de precios y una política de precios de exportación competitivos, se posicionó como la mejor alternativa.

* Se estima que, en la campaña 2021/2022, estos tres países participen con el 72% del total exportado en el mundo; asimismo, se prevé que Brasil aumente sus colocaciones al mundo en 104% para compensar los menores flujos de otros países (USDA, 2022), aunque el factor climático podría jugar en contra.

* El principal proveedor de maíz de Perú era los Estados Unidos, que alcanzó el techo de tres millones 307 mil toneladas en el 2018 (93.7% de participación). A partir del 2019, es desplazado por Argentina, país que en un contexto de precios internacionales altos, la caída de los aranceles bajo la franja de precios y una política de precios de exportación competitivos, se posicionó como la mejor alternativa.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.