Agricultura

Investigadores obtienen bioplástico con nanotecnología a partir del ñame morado

El objetivo del proyecto se enmarcó en potenciar la cadena productiva del ñame, ya que, según el investigador, es poco consumido
Por:
Valentina Sánchez Forero
19 de diciembre de 2023
Ñame morado
Gregorio Simón Díaz Martínez/Unal

Aunque es poco conocido dentro de la gastronomía nacional, un investigador de la Universidad Nacional de Colombia, Unal, encontró, en el ñame morado, propiedades para producir bioplástico que se degrada de manera natural.

El objetivo del proyecto se enmarcó en potenciar la cadena productiva del ñame, ya que, según Gregorio Simón Díaz Martínez, magíster en Ingeniería Agroindustrial de la Unal, pese a que entre 2013 y 2018 alcanzó una producción de 363.063 toneladas, es poco consumido y muy desconocido en el país.

Con el fin de desarrollar un plástico que se degrade en menor tiempo, en comparación con el tradicional, y así aportar a la solución del consumo de plásticos de un solo uso, problemática que acentúa los niveles de contaminación, el investigador estudió la manera de crear este bio insumo a partir de la harina del ñame.

Para ello, Díaz trabajó de la mano del profesor Juan Felipe Osorio en el Colegio Mayor de Antioquia. Tras la caracterización del alimento, encontraron que el color púrpura en el ñame obedece a la presencia de antocianinas, pigmentos solubles que fueron extraídos con el fin de analizarse.

De acuerdo con la Unal, los resultados arrojados demuestran que, si las antocianinas están expuestas a un pH neutro, suelen dar un color morado, pero si están expuestas a uno más ácido dan tonos naranja o rojo.

“Aunque eso no lo pudimos comprobar totalmente, al final de la investigación determinamos que sí podríamos hablar a futuro de un ‘empaque inteligente’, es decir, que le brinde información al consumidor. Por ejemplo, si una fruta envuelta en el bioplástico de ñame morado cambia su pH porque se avinagra, el consumidor podrá saberlo solo por el cambio de color del empaque”, explicó Díaz.

Desarrollo del bioplástico

Para obtener el bioplástico en forma de película flexible, Díaz utilizó la harina del ñame. Para ello, cortó el tubérculo, lo secó, lo molió y, con el fin de darle textura, se le agregó agua destilada y glicerol, pasando la mezcla a unos moldes luego de un proceso de calentamiento de 95 °C para evaporar los líquidos.

Tras una pasantía en la Universidad de Carolina del Norte, en Estados Unidos, los investigadores utilizaron un equipo de alta presión para obtener nanopartículas a partir de la harina. Ellos encontraron que la inclusión de nanopartículas permitía que el plástico repelerá mejor el agua y soportaba el calor, quedando más fuerte y resistente.

“La máquina que utilizamos nunca había sido empleada para esto, por eso también establecimos una metodología para quienes deseen usarla para obtener nanopartículas de harina. Quedó la tarea, para futuras investigaciones, de evaluar cómo se comportaría este bioplástico en contacto con alimentos como frutas y carnes, de manera que se constate su funcionamiento como empaque inteligente”, concluyó el investigador.

Beneficios LR Más

CONOZCA LOS BENEFICIOS EXCLUSIVOS PARA PARA NUESTROS SUSCRIPTORES
SUSCRIBIRSE

MÁS CONTENIDO DE Agricultura