Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El cargo más respetado en el agro es el de la gerencia de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia (FNC), detrás está la historia de 94 años del gremio, y el peso de la caficultura en la economía. Por ejemplo, Roberto Vélez, quien renunció al puesto tras más de siete años allí, lo hizo luego de presentar un balance que deja la vara alta, solo la cosecha de 2022 superó los $14 billones, aprovechando los precios altos del grano, más de US$2 por libra en la Bolsa de Nueva York, y la carga interna entre $1,8 y hasta $2,2 millones.

Vélez fue el onceavo gerente de la entidad, y aunque no duró más de dos décadas como Manuel Mejía (1937-1958) y Arturo Gómez Jaramillo (1958-1982), dejó resultados en el valor de la cosecha, exportaciones para su último año de gestión arriba de US$3.748 millones y vio la bonanza de las primas a cafés especiales en récords de $32.684.

Ahora, la gerencia quedó vacante y en un departamento cafetero ya le hacen ojos: Huila. Para entender el porqué un departamento de la zona sur podría liderar en la gerencia, es clave recordar que aunque se trata de una entidad privada, esta administra el Fondo Nacional del Café, que cuenta con recursos parafiscales de carácter público. Razón por la que es necesaria una buena relación entre la cabeza de la agremiación y las partes que asisten al comité nacional que, en este caso, serían los ministros José Antonio Ocampo, de Hacienda y Cecilia López, de Agricultura.

Una vez sea aprobada la terna por el comité y reciba el respaldo del presidente, el Congreso Cafetero convoca a una nueva reunión para las elecciones. Como ha pasado en otros momentos, la gerencia está comandada por departamentos que lideran en la producción. Hoy Huila tiene 144.120 hectáreas de café, eso es casi 20% de las 840.000 hectáreas sobre las que se extiende el grano, siendo así el mayor productor.

En el sector se habla de una relación entre el nombramiento de la gerencia y los departamentos con mayor área sembrada. Aunque el saliente Vélez es de Risaralda (departamento que cuando él subió en 2015 tenía solo 5% de la producción), hay casos diferentes como el de Manuel Mejía, quien ejerció como gerente por 21 años entre 1937 y 1958, llegó al cargo cuando Caldas tenía casi 40% de la producción nacional.

Ese legado siguió en manos de Arturo Gómez Jaramillo, conocido como el ‘zar del café’, un caldense quien estuvo a cargo de la entidad hasta 1982. Durante casi 50 años hubo una administración proveniente de la región más productora de la época.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.