Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

De acuerdo con un estudio realizado por Claudia Marcela Zapata Duque, doctora en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira, se logró  identificar que el fósforo es el elemento que más incide en el crecimiento del eucalipto en suelos volcánicos que han tenido reforestación previa.

En ese sentido, se estableció que una dosis promedio de 45 kg de fósforo por hectárea durante el periodo de establecimiento –que dura entre 1 y 1,5 años, desde la siembra hasta el cierre de copas– maximiza el rendimiento de las plantaciones en suelos volcánicos.  Vale destacar que, los genotipos de Eucalyptus grandis más adaptados logran hasta 50 % más de productividad en el primer año.

Zapata Duque explicó que, “durante la fase de establecimiento, en términos de fertilización, se puede garantizar el crecimiento de la planta solo con fósforo. Conociendo esto, el productor no tendría que invertir en fertilizantes u otros nutrientes durante ese periodo”.

De esta manera, un tratamiento recomendable sería aplicar por hectárea 4 o 4,5 bultos de un fertilizante de fuente fosfatada, como por ejemplo fosfato diamónico (DAP).

Así mismo, la investigadora advirtió que las fuentes de fósforo para fertilizantes se podrían agotar en 2050. Por efectos de la lluvia, la falta de coberturas vegetales y el desgaste de los suelos, el fósforo se está trasladando a las fuentes hídricas provocando eutrofización (desequilibrio en las poblaciones de ciertas algas por exceso de residuos orgánicos en el agua).

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.