Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Para cualquier agricultor, la misión cotidiana es aumentar la productividad de sus cultivos. De conseguirlo, esto se reflejará en mayores rentas económicas por su producción. 

Sin embargo, no es una tarea siempre sencilla por los índices de acidez o alcalinidad de un suelo y malos manejos que perjudican la producción de cualquier tipo de cosecha.

De acuerdo con estudios del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, Colombia cuenta con cerca de 90% de sus suelos no adecuados, por lo que un manejo y combinación inteligente de los recursos disponibles para mejorar su productividad se torna en un aspecto fundamental a la hora de disminuir pérdidas por malos manejos de suelos.

Las plantas requieren para su subsistencia de 17 elementos esenciales. De estos nutrientes, 14 dependen del desarrollo del suelo como tal.

Por esta razón Erica Puerta, asesora técnica de Biorgánicos, expresó que “se ha establecido que en la producción agropecuaria la materia se exporta hasta el consumidor final por lo que la sostenibilidad de un suelo es de importancia en el proceso”. 

Fertilizar, elemento clave en la nutrición 
Una adecuada y equilibrada fertilización de los suelos enriquece con minerales a las plantas para que dispongan de nutrientes en cantidad y con rapidez o lenta liberación, de acuerdo al cultivo. La fertilización genérica se ha enfocado en proveer elementos como nitrógeno, fósforo y potasio en nutrientes principales en la agricultura. 

Enmiendas son el factor correctivo 
Son productos que corrigen o mejoran alguna característica física, química o biológica de los suelos, según la necesidad. Las enmiendas no corresponden únicamente a la cal como producto correctivo. Incluye otros como silicato de magnesio, yeso o termofosfatos que mitigan elementos tóxicos, entre otras funciones. 

Abonos de compost promueven fertilidad 
Los abonos orgánicos compostados son el producto de la descomposición de materiales orgánicos debido a la alimentación de organismos en el suelo, en presencia de aire. A este elemento se le conoce como humus y en proporciones equilibradas da altos rendimientos en cultivos de cereales, hortalizas y pasturas.

La potencia de las máquinas agrícolas 
La maquinaria como factor tecnológico impulsa las tareas correctivas y de fertilización, además de ser fundamental para el transporte de material agrícola en grandes proporciones. Su trabajo potencia actividades como la labranza del suelo, el control de la maleza, romper capas compactadas y aumentar la infiltración de agua. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.