Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colombia ocupa el puesto 47 entre 176 países con un consumo per cápita de arroz blanco con un consumo total de 42,9 kilogramos (kg) anualmente, siendo el promedio mundial de 42,5 kg. Así lo explicó Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo.

Al desagregar este dato se encuentra que en la zona rural el consumo es 12,3 kilos superior que el de las zonas urbanas. En el campo anualmente este es de 52,3 kilos al año, mientras que en las ciudades es de 40 kg.

Un estudio de esta entidad encontró que en el país, el consumo doméstico es de hecho bajo y poco sofisticado. Esto se explica por factores como las políticas proteccionistas que han llevado a los compradores a adaptarse al mercado existente.

Por esto, el análisis plantea que se debe aumentar el consumo local. Sin embargo, esto implica que se debe tomar medidas segmentadas para los tipos de consumidor.

“En particular en la zona rural, las acciones deben estar enfocadas en reducir el precio del arroz para mejorar la seguridad alimentaria”, señala el estudio.

LOS CONTRASTES

  • Henando RodríguezGerente General de Roa Florhuila

    “Hay personas que consumen dos comidas al día y eso es lo que nos ha afectado entre cuatro y cinco kilos en pandemia, predigo yo, pero falta el resultado del Dane”.

Adicionalmente señala que para la población urbana se debe fomentar un consumo de productos derivados y transformados de esta semilla. Mejía señaló que el mercado local tiene oportunidades para aumentar la demanda y a la vez hacerla más sofisticada.

Para esto, el sistema de producción tendrá una serie de retos para mejorar el producto y a la vez la competitividad.

En Colombia hay cinco zonas arroceras que producen paddy verde, que después es transformado en arroz blanco. En 2020, el consumo nacional de esta semilla alcanzó 2,9 millones de toneladas y quedó un acumulado de 1,1 millones de toneladas en inventarios de acuerdo con cifras de Induarroz.

Para lograr mayores eficiencias, el centro de estudios sugiere una hoja de ruta enfocada en la productividad del sector, que ha venido mejorando sus cifras.

De hecho, las cifras reveladas por Fedesarrollo demuestran que Colombia pasó de un rendimiento de 4,8 toneladas por hectárea (ton/ha) en 2014 a 5,7 en 2020; es decir, que mejoró 0,9 ton/ha durante este período.

Dentro de las recomendaciones de este análisis de Fedesarrollo para mejorar tanto la producción como el consumo se encuentran adelantar una agenda de investigación de variedades de la semilla y transferencia de tecnología para satisfacer una demanda sofisticada, así como implementar estrategias para aumentar el consumo doméstico, y promover más productos derivados.

Ricardo Lozano, presidente de la junta directiva de Induarroz, indicó que Colombia puede convertirse en un jugador importante en la industria. De esta forma, las compras de esta semilla a nivel local se pueden aumentar y a su vez mejorar la industria arrocera del país.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.