Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Este año el sector bananero pasó por una de sus peores crisis. El Gobierno tuvo que afrontar una serie de medidas para poner en cuarentena a más de 150 hectáreas por la presencial del Fusarium, o también llamado ‘Mal de Panamá’, hongo que afecta a la raíz de los cultivos de banano y plátano.

Las alertas se encendieron porque es común que a un país que es declarado como resguardo de algún virus u hongo, se le cierren las puertas para sus exportaciones y, si hubiese sido así, los bananeros locales habrían resultado afectados. Sin embargo, gremios se enfocaron en manifestar que esto no toca a la fruta, el consumidor está seguro y se puede seguir consumiendo banano sin problema.

Pero las alertas no están demás porque hay una economía fuerte que vive detrás de este tipo de cultivos. Desde 2015 la producción anual se ha mantenido en casi 2,1 millones de toneladas, de las cuales, solo en 2018, se enviaron al exterior casi 1,9 millones. Es decir que por cada 10 bananos que se cosechan, solo uno se queda en Colombia.

Por eso es que el ministro de Agricultura, Andrés Valencia, salió a aclarar que la posible presencia del ‘Mal de Panamá’ “no afecta a la fruta sino a la planta, así que esto no puede ser usado como excusa para que otros países cierren sus puertas en temas comerciales”.

Y es que en los últimos cuatro años, el área cosechada creció 6,1% llegando a 93.565 hectáreas bananeras. Además, el rendimiento llegó a 18,70 toneladas por hectárea.

Gracias a eso, los agricultores del sector, el año pasado, lograron casi US$900 millones en exportaciones, con más de 100 millones de cajas de 20 kilos enviadas al extranjero.

Por esos resultados es que los bananeros piden que no se genere pánico, primero porque consumir la fruta no tiene ningún peligro pese a la confirmación del hongo en los cultivos y porque el país se prepara para aumentar su nivel de exportación año a año.

LOS CONTRASTES

  • José Francisco ZúñigaPresidente de Asbama

    “Trabajamos en la posibilidad de exportar a China, vamos en un proceso de revisión. Es un mercado muy importante y Colombia llegará allí”.

Por ejemplo, el presidente de Asbama, José Francisco Zúñiga, recordó que “estamos trabajando en la posibilidad de exportar a China, vamos en un proceso de revisión”. Hoy en día se envían cajas en pequeñas proporciones, pero próximamente se daría luz verde para hacerlo de manera masiva. La importancia de ese país se debe a que cada año importan US$900 millones, de los cuales US$150 millones se lo compran a Ecuador. De lograrse un acuerdo que aumente el flujo de fruta al gigante asiático, los bananeros proyectan que por fin se pasaría la línea de US$1.000 millones en ventas externas.

Este año, durante Agroexpo, la gerente del ICA, Deyanira Barrero, explicó que para que este proceso se complemente este año aún hay un camino por recorrer y siguen en ello.

“Estamos a la espera de la visita de inspectores de China a Colombia, normalmente unos países se toman más tiempo que otros, es importante ver el movimiento de diplomacia sanitaria que estamos haciendo”, aseguró la funcionaria.

Actualmente la competencia principal, entre los países regionales que estén exportando a China, es con Ecuador, pues junto a Colombia son de los pocos países que cuentan con sellos que dan valor agregado a la fruta, y por esto pueden mantener precios entre US$7 y US$8 por cada caja de 20 kilos.

Hasta que China no esté consolidado como una fuente clave, las exportaciones de la fruta seguirán dependiendo de sus principales clientes que son Bélgica, el cual compra casi 600.000 toneladas por año, seguido de Estados Unidos e Italia con casi 300.000 toneladas adquiridas, cada uno.

El consumo interno
Marlon Pizano, presidente de la compañía Banan Atlántica, recordó que el mercado se ha sostenido por las exportaciones, porque el consumo per cápita es muy bajo.

“Por ejemplo, en Colombia estamos con un consumo de cuatro kilos al año por persona, mientras que en Estados Unidos puede ser de 13 kilos y en Europa hasta de 15 kilos”.

El ejecutivo comentó que pese a eso, la producción está en buenos niveles, dejando como regiones más productoras a Antioquia, con 1,2 millones de toneladas, y Magdalena, con más de 400.000 toneladas. Aunque se consideran buenos niveles.

Negociaciones del año
El año que termina los bananeros de diferentes regiones del país no solo tuvieron que estar revisando las preocupaciones de los consumidores luego de conocerse la presencia del Fusarium; especialmente allí se tuvieron que poner en práctica medidas de fortaleza en comunicaciones.

Pero ese sector también necesito de revisión de los acuerdos comerciales vigentes, algunos de ellos que venían de firmas recientes y otros de futuros que no dependían de ellos por temas de la geopolítica internacional.
A mediados de año por ejemplo, el presidente Iván Duque regresó de su gira por Europa, donde logró que la primera ministra británica, Theresa May, garantizara que se respetaran los acuerdos comerciales que hay entre Reino Unido y Colombia luego de que se materialice el Brexit.

Esto era algo esperado por los bananeros, pues en productos del agro, esta es la principal fruta que llega a esa zona.
Desde comienzos de año los bananeros tenían temor de que se generaran problemas en la exportación del fruto a ese país, pues según reportes de ProColombia, los productos agrícolas nacionales significaron negocios al Reino Unido por US$154 millones.

En la actualidad, por cada tonelada de banano que ingresa a territorio europeo, los productores colombianos deben pagar 70 libras esterlinas (US$87).
El rumor que preocupaba a los bananeros era que esa cifra habría podido subir a 99 libras (US$123). Sin embargo, ya hay claridad de que no pasará de esa forma. Todo lo contrario, en los últimos meses de 2019, los delegados comerciales de las empresas que están trabajando en los países de destino, entregaron balances positivos de las cargas que se enviaban.

Empresas siguen en innovación comercial
Además de la unidad de exportación de banano en la que lidera Uniban, la compañía va tomando fuerza dentro del segmento de snacks, a tal punto que ya son 20 los países a los que llegan paquetes de tajadas premium y ya están pensando en trabajar con otros productos como los derivados de yuca. Este año, ese fue uno de los ejemplos de innovación.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.