Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Al aplicar silicio en el suelo, la planta lo toma y genera una mayor tolerancia a las condiciones de sequía, porque este ingrediente cumple una función muy especial, se acumula en los vasos que conducen la sabia a través de la planta, los protege y evita que se compriman, para que ésta pueda bombear agua constantemente. También se acumula en las hojas, formando una doble capa de celulosa, que reduce su transpiración excesiva.

Cuando hay falta de agua se presentan plagas y enfermedades, pero en el caso de la planta que absorbe suficiente silicio, genera una mayor resistencia a estos ataques.Si antes de una sequía se prepara el suelo con silicio, previo a la siembra, éste genera una mayor capacidad de retención de la humedad y también las raíces penetran con mayor profundidad en el suelo, para extraer el agua de capas más profundas.

“En Colombia, en la siembra de caña de azúcar se ha encontrado una respuesta muy positiva con silicio cuando hay sequía, las plantas toleran más esta condición climática y concentra mejor los azúcares”, explica Francisco Restrepo, gerente de innovación y desarrollo de Mejisulfatos.

Los cultivos más afectados por el fenómeno del niño en Colombia son el de arroz, papa, yuca, café, maíz, pastos, palma de aceite, banano, plátano, caña panelera y algodón. En épocas de sequía algunas producciones agrícolas se pueden reducir en más de 15%.

Mejisulfatos es una empresa antioqueña, ubicada en la ciudad de Itagüí. Lleva más de 34 años de experiencia en el sector agropecuario, aprovechando los recursos naturales de la región. Explota una mina de silicio, cuya roca obtenida es molida usando una malla muy fina, de 140 o superior, lo que posibilita una mayor absorción.

Los productos se venden en el mercado colombiano, especialmente los llanos orientales, y latinoamericano, en 12 países. Además de silicio de magnesio, la empresa también produce una serie de fertilizantes, no genéricos, como complemento a la nutrición vegetal.

Están presentes en muchos cultivos, prácticamente en todos los que se dan en América Latina, pero con énfasis en el cultivo de arroz, palma de aceite, café, cítricos, maíz y caña de azúcar, donde se han encontrado muy buenas respuestas a las aplicaciones de silicio.

Además, participan en varios congresos científicos, y de diferentes cultivos. Todos los productos tienen un soporte de investigación, hay convenios con varias universidades y se trabaja con personas de formación doctoral.

“El silicio ha sido poco considerado en los planes nutricionales en toda América Latina, al contrario de China, Japón y Estados Unidos, que incluyen este elemento en las fórmulas de fertilizantes”, enfatiza Restrepo.

El silicio contrarresta los efectos nocivos de la toxicidad por el aluminio y otros metales, mejora las propiedades físicas del suelo y mantiene la disponibilidad de fósforo en éste. También fija gas carbónico en el suelo, evitando que vuelva al ambiente e incremente el efecto invernadero.

Cambio de imagen y proyecciónMejisulfatos, adquirida por el grupo empresarial Valorar Futuro, se define como el aliado verde, que fabrica productos amigables con la naturaleza, con sello Ecocert, que permite el uso en cultivos orgánicos y biológicos. No quieren vender solo productos, sino soluciones y servicios técnicos.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.