Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Pese a que los sectores productores de leche en Colombia no pararon su actividad a pesar de la pandemia, la industria importó 73.663 toneladas de productos lácteos por US$ 203,5 millones en 2020, hecho que estuvo en desavenencia entre el gremio de ganaderos del país .

La Oficina de Planeación y Estudios Económicos de Fedegán reveló que las compras internacionales de la industria fueron récord el año pasado, según las cifras del Dane, con 61.643 toneladas por US$156,7 millones en 2019, el crecimiento en 2020 fue de 19,5% en volumen y 29,8% en valor.

El presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie Rivera, sostuvo que las importaciones de la industria, de cerca de 74.000 toneladas de leche en polvo y derivados en la vigencia anterior, equivalen al 27% del acopio nacional.

Este monto de leche, que no fue comprada a los ganaderos colombianos corresponde a 889 millones de litros. “Esto derivó en un nivel de inventarios de 17.000 toneladas de leche en polvo y en una ‘enlechada’ artificial que presiona a la baja el precio al ganadero”, añadió el dirigente gremial.

Asimismo, Lafaurie Rivera recordó que, si bien los 670.000 ganaderos colombianos producen leche, algo más de 320.000 se dedican exclusivamente a esta actividad. Agregó que también en 2020 se produjeron 7.400 millones de litros, de los cuales la industria acopió solamente 3.330 millones, dentro de un mercado oligopsónico, con muchos ganaderos queriendo vender su leche a muy pocos compradores con posición dominante para imponer condiciones.

Por otro lado, hay que anotar que más de la mitad de la leche producida va a la informalidad. Cerca de 4.000 millones de litros se "malvende" en la informalidad a precios que no cubren siquiera los costos de producción, situación que es aún más angustiante por el impacto de la pandemia sobre la demanda.

“Colombia es un gran productor de leche fresca. El país está en el top 10 de las naciones que más producen leche fresca. Sin embargo, la industria no acopia ni siquiera la mitad. Esta situación nos muestra dos Colombias lecheras: la que le vende a la industria transformadora y la que no logra llegar a esa industria y va a los mercados informales. Esto es un crimen contra la ganadería colombiana”, concluyó Rivera, quien además solicitó recientemente al ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo Abondano, que active la salvaguardia bilateral del TLC con EE. UU. como medida de defensa comercial para proteger a las 320.000 familias ganaderas colombianas que se dedican a la producción de leche.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.