Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La frontera entre Colombia y Perú no se encuentra adecuadamente protegida para prevenir el ingreso del hongo Fusarium Raza 4 al país. Si bien el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa) ha reforzado la vigilancia en los puestos de control, hay unos 100 pasos fronterizos informales que exponen a los productores peruanos de plátano al ingreso de la plaga que podría arrasar sus cultivos.

A inicios de agosto, Colombia confirmó la contaminación de 175 hectáreas de cultivos de banano en el norte del país por el hongo Fusarium R4T, que es letal, de fácil propagación y puede permanecer en el suelo por 30 años, lo que alertó a los países vecinos del riesgo de contagio.

Luego de ello, el Senasa asumió una serie de medidas para prevenir que esta plaga ingrese al país, que comprenden campañas informativas, la vigilancia preventiva para la detección temprana de la plaga en áreas de producción y zona urbana, y el fortalecimiento de la vigilancia de los puestos de control de Tumbes y Piura para realizar inspecciones que eviten el ingreso de material vegetal no autorizado.

Para hacer efectivas plenamente estas acciones por 12 meses, el Senasa estima que requerirá un presupuesto de casi $9.000 millones. Sin embargo, la entidad todavía no recibe presupuesto del Gobierno Central para este fin, según confirmó a Gestion.pe Betty Matos, especialista en fitopatología del Senasa.

“El primer ministro (Salvador del Solar) en una reunión que hubo en Piura con los bananeros ofreció hacer esa gestión y estamos esperando que se realice. Nosotros estamos, por nuestra tratando de conseguir un presupuesto para trabajar este tema adicionalmente”, explicó Matos. Actualmente, el Senasa cuenta con solo S/ 268,000 para este fin.

Lo que más preocupa a los productores de banano orgánico de Piura (una de las principales regiones productoras de banano y plátano) es que, adicionalmente a los puestos de control vigilados, existen unos 100 pasos fronterizos informales entre Perú y Colombia sin protección permanente. Por ellos podría ingresar al país la plaga que viaja fácilmente adherida en la ropa, zapatos o plantas, alertó el gerente general de la Asociación de Productores Orgánicos de Querecotillo (APOQ), Oscar Raymundo.

“Hay casi 100 pasos que son informales, que no tienen control. Cuando el Senasa estuvo acá, ellos decían: tenemos que ver este tema con el Mininter, la Sunat, para gestionar mejor este tema. Nos dijeron que nos iban a llamar a una mesa de diálogo con estas entidades. Pero la verdad no tenemos más información al respecto”, dijo Raymundo a Gestion.pe.

Según señaló Matos, efectivamente estos pasos fronterizos informales no cuentan con control permanente. "Es completamente difícil poder controlar los 100 puntos que pueden haber entre Tumbes y Piura. Pero efectuamos operativos en estas zonas. Ya se han incrementado los operativos, el personal y los trabajos conjuntos con la Policía, la Sunat y la Sutran. Cuando se cuente con el presupuesto, se va a tener mayor personal, para hacer la vigilancia y el control de toda esta zona”, comentó.

Lo que está en riesgo
Hasta el cierre del 2018, en el país existían 162,971 hectáreas de plátano convencional, que produjeron 2,1 millones de toneladas de este fruto destinado al consumo interno, según el Ministerio de Agricultura. Asimismo, en el Perú también hay 10,500 hectáreas de banano orgánico (sin uso de agroquímicos), cultivadas con fines de exportación, de acuerdo con información de APOQ de Piura.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.