Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

En 2015 en un congreso de Fedepanela llamó la atención la cifra de que por cada 10 colombianos por lo menos siete han utilizado la panela en algún momento de su vida, ya sea para endulzar su bebida o por alguno de sus derivados. Por eso, llama la atención que un producto tan conocido por los colombianos esté en medio de una crisis económica, tal como lo aseguran 3.000 productores en Santander, una de las cunas de la panela. Según ellos, ya van más de tres años en los que no para de bajar el precio del kilo y por eso convocaron a paro.

Por ejemplo, el promedio de junio de 2016 estaba entre $2.800 y $2.900 el kilo, por lo que si se compara con el de hoy ($1.662), se observa una caída de más de 40%. Solo en los primeros seis meses de 2019, el kilo bajó 1,3%. Frente al porqué de las caídas se manejan varias hipótesis. El ministro de Agricultura, Andrés Valencia, recordó que “durante este periodo aumentó el área sembrada de la caña panelera lo que pudo haber generado la sobreoferta y presión en la baja de los precios”.

Y es que entre 2016 y 2018 creció el área cultivada de caña panelera casi 18% llegando a 273.378 hectáreas; y en el mismo periodo la producción en toneladas subió casi 19% al pasar de 1,1 millones de toneladas a 1,3 millones. A esto se suma que los hábitos alimenticios han cambiado, pues en el sector se calcula que hace tres años el consumo de panela per cápita estaba entre 26 y 28 kilos y hoy en día está entre 20 y 22 kilos al año.

Los problemas del precio
El gerente de Fedepanela, Carlos Fernando Mayorga, explicó que hoy en día producir un kilo cuesta hasta $2.200, y el precio promedio nacional de la panela al cierre de junio quedó en $1.662, es decir, más de $500 por debajo de lo que le vale a un productor llevar el cuadro de panela a las tiendas. Adicionalmente, detrás de este sector hay un negocio agrícola del que viven más de 350.000 familias y genera 287.000 empleos directos.

Desde el viernes pasado, este fue el argumento de los paneleros de Santander para llamar a paro, zona en la que el precio del kilo ($1.338) es el más bajo del país. El más alto está en el Valle a $2.178.

Sin embargo, Mayorga invitó a que continúe el diálogo entre productores y Gobierno, pues “hay que evitar los bloqueos de vías”, hechos a los que están invitando algunos productores de Santander.

Al cierre de esta edición aún se mantenían las conversaciones entre ambas partes, en medio de nuevas propuestas. Por ejemplo, el ministro de Agricultura recordó que aunque el grueso de la producción está destinada para el consumo humano, se está invitando a que algunos empiecen a producir esa caña para la alimentación animal que, entre otras cosas, significa más energía para el ganado.

El Ministro también recordó que hoy hay un potencial para las exportaciones, pues solo 1% de lo que se produce (poco más de 13.000 toneladas) se envía al exterior.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

Documentos adjuntos