Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Durante el 2020, la cadena de agroalimentos colombiana exportó US$7.812 millones, lo que significó 7% más que en el año 2019. Así mismo llegó a 166 destinos con ventas por encima de US$10.000, y tuvo una participación cercana al 53% sobre el total de las exportaciones no mineras del país.

Estados Unidos, Países Bajos, Bélgica y Alemania fueron los mayores compradores de agroalimentos colombianos en el 2020.

Estados Unidos se mantuvo como el principal comprador de alimentos provenientes de Colombia, con una participación del 37% y con crecimientos en productos como los derivados del café, filetes de pescado, frutas frescas y preparaciones alimenticias diversas.

Le siguieron Países Bajos, Bélgica y Alemania, pero entre los que registraron mayores crecimientos están Japón, con 8% de aumento y principalmente de frutas frescas y cacao; España, con 21%, con más de productos como aceite de palma, café verde, banano y frutas frescas; y México (29%), con más compras de productos de panadería y molinería, derivados de café y preparaciones alimenticias diversas, entre otros.

Flavia Santoro, presidenta de Procolombia, afirmó que “hoy podemos decir que Colombia está en camino de ser despensa alimentaria para el mundo, como bien nos ha catalogado la FAO por el potencial del área cultivable y la gran variedad de oferta exportable y de factores competitivos como la capacidad de producción casi todos los días del año”.

Santoro agregó que entre los aspectos que vienen impulsando las exportaciones de agroalimentos está la estrategia de diplomacia sanitaria que lideran las carteras de Comercio y Agricultura con el Invima, el ICA y ProColombia, así como con el apoyo de todas las embajadas del país en el mundo. “En los últimos meses fuimos testigos de los primeros envíos, por ejemplo, de carne porcina a Costa de Marfil y Hong Kong, el arribo de piña a Canadá, la reapertura de la carne bovina nacional a Chile, al igual que la admisibilidad de aguacate hass en este mismo mercado”, puntualizó la directiva.

La pandemia aceleró las ventas de comestibles en el comercio electrónico, ya que la capacidad de los consumidores para visitar las tiendas se volvió limitada y, en algunos casos, se redujo.

El aumento del consumo consciente, los productos alimenticios orgánicos prosperan gracias a la demanda de los consumidores de productos de origen sostenible. Durante los últimos años, América del Norte y Europa Occidental fueron los principales contribuyentes al crecimiento de los alimentos orgánicos empacados. Pese a esto se espera que en los próximos años, Asia Pacífico se convierta en uno de los motores de crecimiento más fuertes, impulsado en gran medida por la fuerte demanda de alimentos orgánicos para bebés en China, respaldada por una clase media en aumento, una alta proporción de mujeres trabajando y preocupaciones de seguridad.

Por otro lado, aunque el plástico de un solo uso, la reciclabilidad y el desperdicio de alimentos siguen siendo temas importantes en la industria alimentaria, la pandemia ha cambiado la atención a las respuestas corporativas centradas en la acción social, incluido el apoyo a los agricultores y comunidades locales y vulnerables.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.