Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Sobre esta base podría decirse que el potencial es enorme, pero por ser un cultivo de alto riesgo, de condiciones climáticas especiales y de tardío rendimiento, no muchos se le miden a sembrarla en Colombia.

Esta es la guanábana (annona muricata) de la que no es fácil conseguir datos sobre cultivos y producción en el país a ciencia cierta y actualizados.
Un reporte del Ministerio de Agricultura señala que al corte de 2010 (último dato disponible) en Colombia el área sembrada era un poco más de 2.100 hectáreas con una producción de 19.700 toneladas.

Estas mismas estadísticas indican que en los últimos 18 años las áreas cultivadas se han movido en promedio entre las 1.300 y 2.100 hectáreas, sin presentar crecimientos, y como máximo se ha producido 22.600 toneladas que se marcó en 2008.

La mayor parte de las áreas sembradas están en Tolima, Valle, Santander, Cundinamarca, Huila, Antioquia y algo en el Eje Cafetero y se ha conocido que son en su mayoría pequeños productores que tienen entre 60 y 500 árboles, pero también existen otros con hasta 10.000.

En este último rango está René Jaimes, un productor de Santander de la vereda San Ignacio de Bucaramanga, que con 7.200 árboles es uno de los más representativos cultivadores de guanábana del país. Produce unas 1.200 toneladas año que en su mayoría transforma y vende en pulpa procesada en Colombia y en el exterior.

Al mercado externo va cerca de 25% de la producción, básicamente a Estados Unidos y es precisamente pionero en el país en el negocio de procesar y exportar la fruta.

“Los productores de guanábana estamos atomizados y por ello es difícil llevar registros. Lo que se puede decir es que en una zona apta, productiva y con un cultivo bien mantenido, se puede producir hasta 200 kilos por árbol año”, señaló Jaimes, quien es el gerente agrícola de Fruexcol Ltda, una empresa de índole familiar.

Este es un cultivo de tardío rendimiento y si bien un árbol puede durar hasta 30 años produciendo, luego de sembrado una primera cosecha sólo se da 4 años después, sin tener esta certeza.

“Al quinto año ya produce al 70% y al sexto al 100% siempre y cuando se garantice las condiciones climáticas que requiere el cultivo, se haga fertilización y un mantenimiento constante. Eso requiere de dedicación y es costoso y por ello no muchos cultivadores se le miden a sembrar guanábana”, señaló.

El gerente Nacional Asohofrucol, Álvaro Palacio, recalcó que el cultivo tiene unas labores agroecológicas puntuales, entre ellas, la poda y la polinización para mejorar rendimientos. “Como no muchos la cultivan, es una fruta escasa y demandada en el mercado y por ello, una libra fácilmente puede llegar a costar en supermercado hasta $3.200”, dijo.

Un fruto que requiere de condiciones especialesLa guanábana es un cultivo que requiere de condiciones climáticas especiales. Se debe sembrar entre los 800 y 1.000 metros sobre el nivel del mar en zonas de bajo régimen de lluvia.

Necesita de luminosidad, por lo menos 10 horas día y exige mantenimiento y cuidado. Para sembrar una hectárea se debe invertir hasta $30 millones que son recuperables siempre y cuando se cumplan las condiciones que demanda el cultivo.

“Se requiere de una microclima especial y cualquier alteración en él es un riesgo enorme”, dice el productor René Jaimes. Algunos estudios le adjudican a esta fruta exótica propiedades curativas para enfermedades como el cáncer.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.