Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Cada día más cobra mayor relevancia la trazabilidad que se tiene de los productos que las personas consumen. Los mercados especializados están demandando mejores prácticas sostenibles, e incluso, comunidades políticas como la Unión Europea tomaron medidas de carácter comercial y económico.

El sector avícola no es ajeno a este tipo de mercados y surgen alternativas de crianza para las gallinas, en sistemas libres de jaula. Gonzalo Flórez, un administrador de negocios y cofundador Inversiones El Aviario, explicó las ventajas de este modelo y la importancia de crear empleos rurales formales.

“La marca Freeggs, que hace referencia a huevos libres, si se descompone en inglés, es un componente de una empresa mucho más grande que la marca, 100% de nuestra producción es libre de jaula, pero el mercado se va desarrollando poco a poco en ese segmento”, dijo.

La compañía cuenta con 11 granjas y proyectan volúmenes importantes de producción. “Nosotros en este momento estamos arriba de 100.000 aves y estamos proyectando para mitad de este año duplicarlo, estar arriba de 200.000, agregó.

La principal ventaja está en el bienestar de las aves. Pero esta producción puede ser más costosa, porque se necesita más área y termina siendo lo más importante.

“Nuestra empresa es como artesanal, trabajan sin mayores ayudas tecnológicas, de manera tradicional donde hay personas del campo que se convierten en galponeros, ellos cargan un bulto, lo descargan, organizan todo a mano, clasifican los huevos, es un sistema manual, es más costoso pero tenemos la posibilidad de crear empleos rurales formales, y es producir un alimento como el huevo”, agregó.

Esto no quiere decir que en otros sistemas, como los de jaula, las aves no tengan confort. “Las aves tienen una serie de comportamientos naturales que ellas genéticamente y biológicamente deben poder expresar. Entonces las gallinas no hacen vuelos largos, pero si abren sus alas, corretean, hacen saltos, lo que llaman aves de corto vuelo, poder desplazarse así libremente por un galpón se puede hacer con un sistema libre de jaula”, añadió.

Esa es la principal diferencia con los sistemas de jaula. “Nuestro interés no es ir en contra de cómo producen otros, porque lo hacen bien y dentro de las normas, sino que hay unas técnicas donde se puede brindar mejor confort a las aves, y nos interesa y nos gusta”, agregó.

Según Flórez, no hay que confundir este tipo de producción con la orgánica. “Para que uno puede hablar en esos términos en huevo o en cualquier otro alimento, tiene que cumplir con diferentes aspectos de la norma, en el tema de avicultura, es clave que el maíz que consumen sus aves sea orgánico, y en Colombia para estos volúmenes de producción es casi imposible”.

Los patrones naturales de las aves

En un sistema libre de jaula las aves pueden perchar, que es un comportamiento natural, en el que se paran sobre una estaca o vara. Eso les da a ellas confort y les permite desarrollar mejor su sistema osteomuscular y, además, el hecho de estar en una percha les permite sufrir menos estrés, porque se pueden defenderse en un sentido biológico, ya que se siente más segura porque puede volar, saltar o moverse más rápido. Si solo esto en un espacio pequeño no tiene la posibilidad de reaccionar. También es importante que pongan los huevos en sus nidos, que son acondicionados por ellas mismas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.