Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Apía, un pequeño pueblo cafetero de alta montaña, situado en el centro del Eje Cafetero colombiano es reconocido mundialmente por la calidad y suavidad de su café especial. Algo que ha sabido aprovechar muy bien la empresa risaraldense Flor de Apía, la cual cultiva, procesa, exporta y distribuye su café directamente a los consumidores alrededor del mundo.

Esta finca cafetera colombiana fue creada por unos auténticos amantes del grano, Pierre Dumont y Mario Alexander Grajales desde hace más de ocho años. Ellos lograron transformar una sencilla finca cafetera en una amplia empresa cafetera del siglo 21.

Dumont y Grajales en poco tiempo mejoraron todos los procesos, plantaron solo varietales de cafeto que dan excelente taza, y lograron evolucionar de una pequeña finca clásica hacia una finca 100% ecológica y de alta tecnología.

El éxito de Flor de Apía fue tal que pronto incluyeron otras fincas colindantes en su proyecto de expansión y la fecha, lidera una asociación de pequeños cafeteros, lo que hace progresar a todo el pueblo en su conjunto, según destacó Mario Alexander Grajales, representante legal y socio de la empresa.

“Flor de Apia cultiva y vende directamente su propio café al cliente final sin ningún intermediario, a través de su propia red de distribución, así garantiza una trazabilidad total, un contacto directo entre productor y consumidor, además de una calidad y frescura inigualable”, señaló Grajales.

Y es que Flor de Apía cuenta con nueve hectáreas de plantaciones de café propias y 26 plantaciones familiares asociadas, lo que les permite surtir el mercado externo, esto les permitió iniciar el proceso de exportación desde hace cuatro años. La empresa actualmente conquista con su café los mercados de Estados Unidos, Europa, Rusia y el Medio Oriente.

Su meta más cercana, según Grajales es vender en los mercados de Londres, Países Bajos, Turquía, Corea del Sur, India, China y Japón.

Los principales productor de exportación de esta empresa risaraldense son el café verde, origen único de Apia, cafés especiales y cafés exóticos, además de café tostado y confitería a base de café.

“En septiembre, a través de una agenda comercial coordinada por ProColombia, Flor de Apia logró concretar un negocio en el Reino Unido. Se exportaron 50 sacos, equivalentes a US$17.000”, dijo Grajales quien además señaló que Europa presenta grandes oportunidades. “Tenemos un cliente muy importante en España, que es un distribuidor a toda Europa. Estamos negociando 500.000 kilos de café en verde”, agregó.

Europa recibe 10.000 kg de café tostado anualmente
Flor de Apía según señaló Mario Alexander Grajales, a Europa están enviando 500 sacos de café verde y 10.000 kg de café tostado al año, mientras tanto a Oriente Medio se envían 360 kg de café tostado: a Estados Unidos la compañía despacha 275 bolsas anuales de café verde y 10.000 kg de café tostado. “Las variedades de cafetos que sembramos en la compañía son Castillo, Caturra, Colombia, Bourbon, Típica, Geisha, sin embargo sabemos que los cafés más rentables son los microlotes de 85,5 a 87 puntos, por lo que estos deben convertirse en los productos principales de Flor de Apía”, dijo Grajales.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.