Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Y es que el Gobierno Nacional, en cabeza del presidente, Juan Manuel Santos, lanzó hace un par de semanas una tarjeta de crédito del Banco Agrario exclusiva para la compra de agroinsumos.


Esta medida se anunció por primera vez en diciembre del año pasado durante una vista del ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, a la mayor central de abastos del país, Corabastos.

Las proyecciones para este año indican que se entregarán unos 80.000 plásticos. Por ahora los clientes iniciales son quienes ya han adquirido en otras ocasiones servicios con la entidad financiera.

Algunos de los beneficios son: no tiene cuota de manejo, el interés a cobrar está en 1,1% mes vencido (50% menor al promedio del mercado) y se podrá pagar la deuda por ciclos de cosecha según ingresos.

“De esta forma impactamos en uno de los costos que más afectan la cosecha”, dijo el titular de la cartera. Lizarralde resaltó que con esta medida se pretende dar “oportunidades al campesino para que su resultado sea de mayor competitividad”.

Álvaro Navas, presidente del Banco Agrario, explicó que la tarjeta de agroinsumos quiere evitar que año a año los productores tengan que buscar financiación. Además, resaltó que las tasas son “muy razonables” y dijo que es a través de estos instrumentos que se garantiza el acceso al crédito a pequeños y medianos agricultores que “necesitan de esta financiación para sus proyectos productivos”.

Los clientes del Banco Agrario solo deben presentar una fotocopia de su cédula en cualquiera de las oficinas al momento de solicitar el servicio. A las demás personas se les piden que anexen una certificación laboral (en caso de ser empleados) o un certificado de ingresos y retenciones (para los independientes).

Sin embargo, este no es el único medio de pago exclusivo para el sector, Davivienda también ofrece dos productos similares: la tarjeta agropecuaria cafetera y la tarjeta Almagán.

En el caso de la primera está dirigida a pequeños, medianos y grandes productores y consiste en un cupo de crédito rotativo para adquirir insumos, agroquímicos y otros accesorios necesarios.

Además, ofrece plazos de financiación flexibles y acordes al ciclo productivo.
La segunda, por su parte, le permite a los ganaderos asociados a Fedegán, adquirir insumos pecuarios disponibles en los almacenes virtuales de Almagán.

Otros bancos como el Bbva, Bancolombia, Banco de Bogotá y de Occidente destinan millonarias sumas a préstamos para el sector agropecuario, principalmente para actividad ganadera y cultivos de café, pero no han implementado el dinero plástico.

Sin embargo, el porcentaje de cartera vencida del agro frente a otros préstamos puede ser uno de los más altos del mercado, lo anterior debido a la falta de flexibilidad de los pagos frente al comportamiento de las cosechas.

Es así como se explica el interés por incrementar la oferta de estos mecanismos y las posibilidades de acceso hacia un sector en el que pocos tienen perfil crediticio para la banca tradicional.

Ganadería, el sector que más demanda créditos
Entre los sectores del agro, la ganadería es el mayor demandante con 27% del total, seguido por el café con 11,5%, la palma de aceite con 10%, leche que tiene 8%, caña de azúcar con 7% y el arroz con 4%, demostrando así que las actividades pecuarias y los cultivos tradicionales de mediano y tardío rendimiento siguen liderando en producción.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.