Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Un ejemplo de buenas prácticas están dando varios palmicultores de María la Baja, en el departamento de Bolívar. Un total de 757 pequeños palmicultores, 148 son mujeres, están adoptado la sostenibilidad en los procesos de producción de la palma de aceite para la cadena de suministro de Henkel.

Gracias a la apuesta de la empresa Alemana, los productores colombianos están transformando la calidad de vida de sus familias y se están abriendo oportunidades en un mercado global. Hasta la fecha, el proyecto ha intervenido más de 40.088 hectáreas de tierra, produciendo
más de 121.465 toneladas de aceite de palma sostenible.

Según María Ximena Marín, Gerente de Comunicaciones de Henkel, “estamos felices de trabajar junto con Solidaridad en más de 7 proyectos alrededor del mundo, todo entorno al objetivo de asegurar la sostenibilidad de nuestra cadena de suministro y acompañar a los pequeños productores en la implementación de las mejores prácticas ambientales, laborales, sociales, entre otras”.

Los resultados obedecen al desarrollo de un modelo de servicio de extensión rural basado en datos, que brinda apoyo y capacitación a los palmicultores de forma innovadora, personalizada y rentable. Esto permite aumentar el cumplimiento de los estándares de calidad y sostenibilidad y mejorar la productividad para lograr mayores ingresos para los productores.

Para lograrlo, Henkel y Solidaridad se unieron para desarrollar la herramienta Farming Solution, una aplicación móvil que permite a los productores registrar, calificar y monitorear, desde cualquier dispositivo móvil, su desempeño en la adopción de prácticas sostenibles. La herramienta propone una metodología de mejoramiento continuo, que brinda al productor soluciones a la medida de sus necesidades, sin importar el nivel en el que inicie. De esta manera, los pequeños productores pueden acelerar su proceso hacia
una producción más sostenible.

“Farming Solution, una aplicación gratuita, abierta al público, pone en manos de los palmicultores colombianos herramientas a la medida, para transformar el origen de las cadenas de suministro y lograr que los consumidores de todo el mundo accedan a productos sostenibles.” Aseguró Joel Brounen, Gerente de Solidaridad en Colombia.

“En Henkel queremos agregar valor a nuestros clientes y consumidores con productos de alta calidad que reflejan el compromiso que tenemos con la sostenibilidad. Por eso desarrollamos acciones a lo largo de nuestra cadena de valor, la certificación de nuestra materia prima, los procesos de producción, la intervención de nuestros empaques, entre otros.” afirma María Ximena Marín.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.