Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

La crisis en Nariño es una muestra más de lo mal que se encuentran las carreteras. Según el último reporte de red vial entregado por Invias, del total de la red vial, que es de casi 11.000 kilómetros a lo largo y ancho, 29,64% de los caminos pavimentados se encuentran en estado regular, 16,47% en malo y 0,68% en muy malo.

Lo mismo pasa con la red vial sin pavimentar, 40,15% está en regular, 44,84% en malo, y 4,73% en muy malo. Cifras que deberían preocupar a la mayoría de los sectores, en especial al agropecuario.

Los campesinos siguen teniendo dificultades para movilizar sus productos, el sistema vial es mediocre, y si se le añaden los efectos del fenómeno de La Niña más largo desde que se tiene registro, el agro está entre la espada y la pared.

Nariño es una muestra del grave problema de tener una sola vía para el ingreso y la salida de vehículos de carga pesada, pues es un departamento con gran actividad agropecuaria, con una producción diaria de 1 millón de litros de leche de la cual 600.000 se queda en la región y otros 400.000 van a la agroindustria.

Pero también tiene un problema grave en cuanto a los concentrados, pues tienen aproximadamente 2,5 millones de aves y necesitan en promedio, según cifras de la SAC, 350 toneladas diarias.

Si la situación no se resuelve también se afectará en gran medidas a los papicultores, que sacarán su gran cosecha en los próximos meses, un duro golpe para un sector que todavía siente los efectos de la pandemia y de los bloqueos que se originaron durante el Paro Nacional.

El panorama es muy turbio y el Gobierno se está demorando en implementar las rutas alternas para sacar e ingresar mercancía, con una clara prioridad para los productos perecederos. No hay claridad en cómo se mitigará en el corto plazo.