Los nichos más importantes del agro no ven una clara salida a problemáticas de antaño y muchos están preocupados por el dumping.

Hace menos de 15 días, se conoció la intención de Fenalce, el gremio de productores de cereal de retirarse de la Sociedad de Agricultores de Colombia, quienes no se sentían representados en su pelea por el control de maíz importado. Justamente, nuestra portada de esta edición de  Agronegocios hace un homenaje a este producto en Colombia.

Sin embargo, varios datos del Ministerio de Agricultura parecen positivos y dan un respiro a las cifras del sector.

Lo primero a resaltar es que en menos de ocho años, 1,6 millones de colombianos salieron de la pobreza en el campo. Además, las exportaciones de productos como la piña, el aguacate, el pescado y las pasifloras incrementaron 300% en siete años.

Según el Ministerio, “el crecimiento del valor del PIB agropecuario entre 2010 y 2017 fue de 25%, al pasar de $47,1 billones a $58,9 billones”.

También la semana pasada se dieron a conocer cifras de la alianza El Agro Exporta, que hasta la fecha ejecuta 29 proyectos  de carne bovina, lácteos, palma, cacao y derivados, frutas y hortalizas.

El Programa de Transformación Productiva (PTP) destinó $61.000 millones para beneficiar a 11.000 productores, muchos de ellos asentados en las zonas de conflicto.

Este proyecto beneficiará 4.600 agricultores de cacao con 12 planes, cinco proyectos de piscicultura, sobre todo en trucha y tilapia, y de aguacate, piña, mango, palma, lácteos y carne. Un pequeño granito de arena para los pequeños productores.

Esperando que sea cierta tanta gracia.