Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

El tendero es el canal tradicional de distribución de alimentos en nuestro país, principalmente representado por aquel sitio cercano a los clientes, que no solo ofrece los mejores precios, sino que también el mayor surtido de productos de todas las marcas y variedades.

Consultamos a Jaime Ramos tendero de la localidad de Bosa, vende al sur de la ciudad, para él Corabastos es “Un familiar que siempre está con nosotros, es el socio natural de la actividad comercial que une a los productores e industriales con los tenderos y finalmente con los consumidores que son las familias“.

“Gracias a “Dios”, los comerciantes de las centrales de abastos del país tienen la capacidad de ofrecer un alto número de productos de la canasta familiar, alimentos perecederos y no perecederos, lo que permite que las familias le den fortaleza comercial y la tienda de barrio, un lugar atractivo para sus compras.

Para Elmer Cagüeñas Vigoya, comerciante mayorista de Corabastos desde hace muchos años, atiende en su punto de venta ubicado en la bodega 5, local 1, Distriofertas, tiene claro que su actividad permite a los tenderos ser el mejor aliado, para competir con las grandes superficies, almacenes de cadena, ventas por internet, etc.
El mercado mayorista es la mejor oportunidad para las compras de alimentos para dueños de restaurantes, casinos, hoteles, es decir para el canal Horeca (hoteles, restaurantes y casinos), así como de plazas minoristas y familias.

Al respecto Cagüeñas, comento “nosotros al igual que el tendero, tenemos atención personalizada, nuestro cliente viene y nos dejan la lista, se comunican por teléfono, WhatsApp, mensaje de texto, por el correo, por la red social, piden su pedido y mientras el cliente está adquiriendo los productos perecederos (hortalizas, verduras, frutas, tubérculos) nosotros alistamos su compra para agilizar la actividad comercial. Cuando un cliente desea que le cambien el producto, lo hacemos; cuando no le alcanza el dinero le damos crédito, es decir le fiamos.

Las tiendas de barrio en los últimos años se han fortalecido. Los compradores gustan de ir a abastecerse por el gran surtido y el trato que reciben como clientes, (atención personalizada), permite al comprador pedir la ñapa, el vendaje, que le fíen.

Finalmente el dúo comercial (comerciantes mayoristas y tenderos), tienen una gran responsabilidad social y económica con el país, al ser el puente de unión entre el campo y la ciudad, un trabajo 7/24 para garantizar la seguridad alimentaria de las familias Colombianas.