Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Frente al precio alto de productos que forman parte de la canasta familiar de los colombianos, en los últimos meses los comerciantes mayoristas de centrales de abastos del país, entre los que están Cavasa (Cali) y Corabastos (Bogotá,), perciben un aumento en la demanda de productos por parte de familias, amigos y vecinos.

El dicho popular “la unión hace la fuerza”, se aplica al pie de la letra: según el comercio se está normalizando los fines de semana observar familias enteras y vecinos de bloques residenciales comprando a nivel mayorista en productos perecederos y no perecederos.

El modelo comercial es muy sencillo pero rentable, cada familia aporta dinero y visita el mercado mayorista en donde encuentra gran variedad de productos que se producen en nuestro país. Saben de la gran fortaleza que tienen los centros de abastos, y consiguen las cantidades que quieren, de calidad y frescos y de todas las clases (extra, primera y segunda) en productos perecederos.

Oliver Medina, del área comercial de Cavasa (Cali), comenta que los fines de semana se han duplicado el número de compradores en los últimos tres meses, comenta que al punto que ya le tienen nombre “El Club del Mercado”. Los comerciantes apoyan esta iniciativa y a las familias del club que vienen a comprar le dan la ñapa, el vendaje, es decir reactivan el consumo de producto consintiendo la clientela.

Algo que beneficia al grupo familiar que adquieren los productos, las centrales de Abastos, son los primeras canalizadoras de las cosechas y alta producción de los alimentos, así por efecto de la oferta y la demanda los precios pueden registrar entre un 15% y 25% más bajos en el grupo de granos, procesados, abarrotes, enlatados, frutas, verduras tubérculos y carnes.

Héctor Daniel Gutiérrez, comerciante de Corabastos de la bodega 10 local 9 (Almacén los Girasoles), indica que este tipo de compra comunal es bastante favorable para los que participan ya que en un mercado mayorista se consigue de todo, desde el kilo, la canastilla, la bolsa, el atado, la docena, la arroba, la caja, el bulto y la tonelada de cualquier alimento.

Los fines de semana, aquí en Corabastos, muchas familias después de hacer el mercado, se ven dividiendo en partes iguales lo adquirido. Los productos que más compran son: un bulto de arroz, caja de panela, arroba de pastas alimenticias, lenteja, frijol, garbanzo, cubetas de huevo, bolsa de plátano, yuca, papaya, naranja, papa común, ahuyama, etc., añade Gutiérrez, quien apoya esta iniciativa que le general para las familias ahorros entre 20 y 30% dependiendo de la compra.