Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Varias han sido las iniciativas encaminadas desde el agro para el desarrollo industrial, social y económico del país, lo que convierte esta actividad en un eje principal para desarrollo rural y de seguridad alimentaria en Colombia. En este contexto, cabe mencionar que la producción y comercialización del marañón, es una práctica de enorme potencial para explotar en el mercado nacional e internacional.

Este fruto compuesto por el seudofruto y la nuez, que proviene del árbol de marañón, crece en condiciones óptimas que abundan en la zona de la Orinoquía colombiana, convirtiendo el marañón en una opción sostenible, además, de ser una fruta rica en propiedades vitamínicas y materia primera para distintas industrias.

Es por esto que cada parte del marañón es la base de distintos productos que tratan de sacar el mayor provecho de este fruto tan completo, como tratamientos médicos enfocados al cuidado neurológico, pues el marañón se conoce como el “fruto de la memoria”, por su gran cantidad de selenio. También, en productos de belleza, destaca por su alto contenido de vitaminas y antioxidantes, y, en culinaria, es la base de cientos de recetas de diferentes culturas que utilizan el marañón, desde la pulpa hasta la nuez.

Sin duda, el fortalecimiento y provecho de cada una de las etapas esenciales en la cadena de valor del marañón, se hace cada vez más importante en la industria, un esfuerzo que, desde Marañones de la Orinoquía, se ha venido trabajando a partir de buenas prácticas agrícolas, que comprenden desde la operación agroforestal hasta la transformación final del producto.

Por esta razón, después de muchos meses de trabajo, se importó la primera planta de procesamiento de marañón al país, lo que permitirá hacer más eficientes los procesos de obtención de almendra, para procesar el marañón vichadense de Colombia al mundo.

Esta primera industria con tecnología de punta ocupará un área de 1.400 metros cuadrados con una capacidad instalada de procesamiento de 1.000 toneladas de nuez al año, para favorecer el aprovechamiento de todas sus partes, convirtiendo al marañón colombiano en un producto de alta demanda en diferentes industrias y posicionándolo como un producto colombiano insignia de gran calidad.

La infraestructura de la principal planta de procesamiento de marañón en Colombia contribuye en la reactivación económica de la región y del país, siendo el primer hito de innovación y crecimiento sostenible en diferentes industrias nacionales a internacionales.

Contribuir al desarrollo social de una región con tanto potencial como el Vichada, que, además de tener las condiciones ideales para la plantación del marañón por su clima, tierra, humedad, entre otros factores, cuenta con el talento humano listo para trabajar y llevar en alto el nombre del departamento y del país, es una apuesta que, definitivamente, vale la pena.

De esta manera, se espera que este avance para la industria nacional de marañón no solo posicione al fruto de origen colombiano a nivel mundial, sino que, también, contribuya en la siembra de cultivos productivos y brinde alternativas al campo colombiano, con potencial de sostenibilidad.