Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Según reportaron investigadores de la Universidad Nacional, a través de su agencia de noticias, un gorrión de Corona Blanca de aproximadamente 18 cm de largo, recorre en solitario las 121 hectáreas del campus, en especial, las zonas con arbustos y árboles aislados, como el terreno cercano al Instituto de Genética y las canchas de fútbol, donde se vio por primera vez, el pasado 4 de mayo.

“Después de encontrar a esta ave, un biólogo de la Universidad nos informó que durante el conteo mundial de aves Global Bird Day había avistado y fotografiado a este pájaro en el mismo lugar donde lo encontramos y pensaron que era un copetón anómalo”, cuenta el profesor Andrés Cuervo, del Departamento de Biología, quien encontró al gorrión durante el Primer Bioblitz de la Universidad.

A diferencia del copetón criollo (Zonotrichia capensis), de color rojizo y propio del país, este macho de cola larga tiene rayas blancas y negras en su cabeza, cara gris, partes superiores veteadas de color marrón, alas marrones con barras y pecho gris claro.

Aunque el grueso de la distribución de Zonotrichia leucophrys es Norteamérica, cuando termina el otoño y llega el invierno varias poblaciones de este copetón cejiblanco migran desde Canadá y toda la Costa Oeste hacia el sur de Estados Unidos, a veces hasta el centro de México.

"El registro más próximo a Suramérica de esta ave fue en Costa Rica. El profesor Cuervo señala que una de las posibles razones para que se haya encontrado esta ave en Colombia es que se hubiese desviado de su ruta de migración o que haya sido transportada de manera accidental como “polizón” en algún barco o avión de carga", agrega la Universidad.

Todo indica que las condiciones del terreno donde fue ubicada, la elevación y el clima de Bogotá, fueron algunas de las particularidades que encontró en el campus para quedarse.

“Estas características propias de nuestro entorno resultan similares a las que encuentra en los climas mediterráneos en esta época del año, en el norte de Canadá y en el noroccidente de Estados Unidos, donde se reproducen”, explica el profesor Cuervo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.